Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vicent Sanchis, director de TV3

La CCMA prevé un déficit de un millón de euros en los medios de la Generalitat

A pesar de las aportaciones extras a TV3 y Catalunya Ràdio por parte del Govern independentista

5 min

La deuda de los medios de comunicación dependientes de la Generalitat de Cataluña no se detiene. La presidenta en funciones de la Corporació Catalana de Mitjans Àudiovisuals (CCMA), Núria Llorach, ha asegurado este viernes que prevé cerrar el actual ejercicio con un déficit presupuestario de un millón de euros por el impacto, según ha dicho, de la crisis del coronavirus, que provocó una caída de 13,7 millones en los ingresos publicitarios de Televisió de Catalunya (TV3) y Catalunya Ràdio. Un agujero económico que el Govern independentista planea cubrir con dinero público del fondo Covid destinado a luchar contra la pandemia, según anunció el pasado mes de julio.

En su comparecencia en la comisión de control de la actuación de la CCMA, Llorach ha asegurado que, pese al plan de contención aplicado en muchos contenidos, no han logrado contrarrestar del todo la caída de ingresos publicitarios.

Aportaciones extras de la Generalitat

Tras agradecer las aportaciones extras de la Generalitat a sus medios de comunicación en plena crisis sanitaria, social y económica, la CCMA prevé cerrar el ejercicio con un déficit de un millón de euros, aunque Llorach cree que es una cifra que puede fluctuar porque confía en que pueda recuperarse "un poco" la publicidad. TV3 y Catalunya Ràdio tuvieron un coste para el erario de 238 millones de euros en 2019, según se desprende de los datos proporcionados el pasado abril por la propia CCMA, el ente público que los gestiona.

En respuesta al diputado de JxCat Ferran Mascarell y al de ERC Ferran Civit, Llorach ha recordado también que la administración tributaria inició un acto de disconformidad a la CCMA por la liquidación del IVA desde enero de 2015 hasta octubre de 2017 con un coste de 124,7 millones de euros, ante el que han interpuesto una reclamación económica administrativa.

Nuevas contrataciones con problemas de tesorería

"Pero ahora no solo tenemos viva esta amenaza, porque el 23 de junio recibimos la comunicación de inicio de actuaciones de comprobación e investigación del IVA en el periodo entre noviembre de 2017 y abril de 2020. Es otra espada de Damocles encima", ha advertido, tras asegurar que esta actuación de Hacienda les genera graves problemas de tesorería.

Pese a las limitaciones económicas, el director de TV3, Vicent Sanchis, ha explicado que las aportaciones extraordinarias les permitieron hacer nuevas contrataciones, cuyo resultado se verá el año que viene, pese a admitir que habrá "pocas novedades" y que algunas las emitirán en el ámbito digital. "Nos hemos resignado a no hacer grandes cambios, pero no a que los programas tengan calidad", ha subrayado Sanchis, según el cual no han bajado de audiencia y TV3 ha sido la cadena que más ha crecido en septiembre.

"Malos resultados de la competencia"

Así, ha comparado estos datos con los "malos resultados de la competencia", en referencia a la apuesta hecha por La 2 en catalán.

"No me alegro. No debe ser fácil hacer una programación cuando una televisión pública hace grandes apuestas y saca los resultados que saca. Algún mérito deben tener los profesionales de la televisión pública de Cataluña", ha sostenido. De hecho, Llorach ha sostenido que TV3 no ha perdido su liderazgo desde 2009 y que desde 2016 ha aumentado su cuota de pantalla y la distancia con su competencia, por lo que la audiencia que tienen "no llueve del cielo".

El caso de Catalunya Ràdio

En la sesión también ha comparecido el director de Catalunya Ràdio, Saül Gordillo, que se ha mostrado satisfecho por haber "superado la salida de Mònica Terribas y la época más dura del Covid-19", tras admitir que ha impactado en la manera que han tenido que trabajar y hacer radio.

"La programación de este año es de calidad, competitiva, es la culminación del proyecto de renovación de Catalunya Ràdio", ha afirmado Gordillo, tras precisar que han reducido horas de deportes y tertulias políticas y han apostado por el entretenimiento y el humor.