Cataluña encabeza el ranking español de pobreza infantil

Entidades sociales, ONG y la oposición política denuncian la poca inversión pública en la región, que solo destina el 0,9% de su PIB a las políticas de infancia

Una niña bebiendo un vaso de leche, símbolo de los proyectos de ayuda de la ONG Educo a los menores en situación de pobreza.
27.01.2018 00:00 h.
5 min

El 19% de la población de Cataluña vive bajo el umbral de la pobreza, un porcentaje que se dispara hasta un 24% en el sector de población infantil. Lo dicen las estadísticas y lo denuncian las entidades sociales, ONG y la oposición política, muy críticas con la escasa inversión pública en políticas de infancia.

La comunidad catalana solo destina el 0,9% de su PIB a políticas de infancia y familia, según los datos de Idescat (Instituto de Estadística de Cataluña), mientras que la media europea es del 2,4%. España dedica el 1,3% del PIB a esas políticas, muy lejos del 3,5% de Dinamarca o el 2,5% de Francia. “Las altas tasas de pobreza infantil en España no van a mejorar si no se aumenta la inversión en infancia”, advertía Save the Children en su último informe, que también analiza esas cifras.

De cara a las elecciones catalanas del 21D, la Plataforma de Infancia de Cataluña, integrada por 21 asociaciones que trabajan para la infancia y la adolescencia envió a los partidos políticos una serie de propuestas legislativas resumidas en 10 prioridades. Entre ellas figura “aumentar los recursos destinados a la infancia hasta llegar a la media de la UE del 2,4% del PIB”.

Los datos de Eurostat

Los datos de Eurostat (Oficina Europea de Estadística) son contundentes: el número de niños que viven en hogares con privación material severa en Cataluña se ha disparado entre los años 2013 y 2015, hasta alcanzar los 162.742 menores. La cifra más alta de toda España, que en conjunto tenía a 756.594 niños en esa situación. Le sigue Andalucía (159.538) y la Comunidad de Madrid (123.347).

La pobreza infantil en Europa

La pobreza de menores de edad en Europa

Asimismo, Cataluña era la cuarta comunidad con más menores que viven en hogares con precariedad laboral, 105.713, por debajo de Andalucía (306.052), la Comunidad de Madrid (119.789) y la Comunidad Valenciana (118.062), según la estadística de Eurostat.

ninos material

Niños en hogares en privación material severa por CCAA 2008-15

Algo similar sucede con la educación. Se destina sólo el 2,9% del PIB a este concepto, muy lejos de la media de la Unión Europea que es de un 5,25%. Hoy Cataluña gasta 1300 millones de euros menos en sanidad, educación y protección social que lo que se gastaba en 2010.

El bloque independentista

Para la diputada del PSC Beatriz Silva “detrás de estas cifras hay un deterioro del Estado de bienestar y de las políticas públicas que han quedado abandonadas tras el debate en torno a la independencia que ha centrado todos los esfuerzos del Govern”. Denuncia que “un día más, el debate y los titulares en Cataluña están centrados en las posibles modalidades de investidura y en las peripecias de Carles Puigdemont. Ninguna atención a los retos del próximo Govern en cuestiones como los recortes en salud y educación o el paro”.

Silva critica que “el gobierno de Cataluña no está destinando ni un solo euro a las guarderías públicas, que ha dejado en manos de los ayuntamientos. En algunos casos, las administraciones locales han podido asumir su manutención pero en otros casos, no”.

La socialista considera que la etapa que se abre con la formación de un nuevo gobierno “tiene que servir para comenzar a hablar de estas cosas, para promover el crecimiento económico, la creación de empleo digno y la reducción de las desigualdades. Basta de invisibilizar los problemas”.

Según los sondeos del Centro de Estudios de Opinión (CEO), dependiente de la Generalitat, el paro, la precariedad laboral, el funcionamiento de la economía, las políticas sociales, la sanidad, la educación y el acceso a la vivienda son los problemas que preocupan a los catalanes. Sólo un 20% de los consultados consideraba en julio pasado que el problema más urgente era la relación entre Cataluña y España. “No podemos seguir con el discurso secuestrado. Hay que ponerse a trabajar”, dice Silva.

¿Quiere hacer un comentario?