Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una manifestación en favor de la inmersión monolingüe en catalán / EP

Los 'espías del catalán' piden vigilar a los menores de edad

Plataforma per la Llengua lanza la "inmersión familiar", un control parental para atajar "anomalías" o los hijos que hablan en castellano

3 min

Un paso más. Los espías del catalán​ en los patios de los colegios de Cataluña piden ahora a las madres y padres "observar" el idioma en el que hablan sus hijos para atajar "anomalías" en el uso de los idiomas. Nace, pues, la "inmersión familiar". 

Lo ha avanzado Abc, informando de que la vigilancia de los menores es una de las medidas en el paquete de acciones No t'excusis, una suerte de hoja de ruta publicada por la polémica Plataforma per la Llengua que busca contestar a las sentencias judiciales que avalan que el castellano esté presente en un mínimo de un 25% de clases en la enseñanza pública catalana. 

Vigilar a los hijos

¿Qué pide exactamente la Plataforma? "Observar los hábitos de tus hijos", propone en el manual de la campaña No t'excusis. En concreto, "la lengua que habla tu hijo con desconocidos, con sus amigos y hasta con sus propios hermanos". Ello con el objetivo de detectar "alguna anomalía", frente a la que se debe "pensar qué hacer". 

La entidad social se fija también en el propio papel de los padres. Se debe ser consciente de que "se ejerce de modelo: los pequeños aprenden por imitación". Ante ello, se debe mantener el idioma catalán con los inmigrantes. "Si ven que no te mantienes cuando alguien te habla, o que les hablas en castellano, adquirirán este hábito y harán lo propio en sus relaciones". 

Sentencias por el 25%

La campaña de los espías de los recreos catalanes se enmarca en la respuesta del nacionalismo catalán contra la reciente sentencia del Tribunal Supremo que avalaba una resolución anterior del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que fijaba un mínimo de un 25% de castellano en la educación pública en Cataluña. 

Pese a la decisión del alto tribunal, la Generalitat ha creado un programa de protección de los claustros que desobedezcan la sentencia. Algunos colegios e institutos, mientras, ya han avanzado que desobedecerán los fallos.