Menú Buscar
Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, y el Parlament de fondo / FOTOMONTAJE DE CG

Puigdemont desautoriza al Parlament: no acusa en el juicio del 'caso Palau'

La Generalitat desoye a la mayoría de grupos y rechaza presentar acusación contra CDC

María Jesús Cañizares / Carlos Quílez
3 min

El Gobierno catalán, presidido por Carles Puigdemont, ha decidido hacer caso omiso de las dos resoluciones aprobadas la mañana de este miércoles por amplia mayoría parlamentaria  favorables a que ejerza la acusación particular en el juicio del Palau de la Música. Es decir, que acusara a su antiguo partido, CDC, en el marco del expolio a la institución cultural. 

La vista, que ha destapado la supuesta financiación irregular de CDC mediante la adjudicación de obra pública, finalizaba hoy. Casi en el mismo momento en el que el pleno del Parlamento catalán se votaban dos resoluciones de CSQP y la CUP en las que se instaba a la Generalitar a rectificar su posición inicial, contraria a formalizar la acusación.

Pese a que las iniciativas de ambos grupos han salido adelante, con división de voto dentro de Junts pel Sí --PDEcat, el heredero de CDC, se ha abstenido y ERC ha votado a favor--, el Govern se ha negado a cumplir con lo aprobado, según han informado a Crónica Global fuentes de Presidencia. Aseguran que la decisión de no acusar se consensuó ayer entre Puigdemont y el vicepresidente Oriol Junqueras (ERC).

Votación paralela al juicio

El tiempo ha sido básico en esta cuestión. Francesc Claverol, el abogado que ejerce la acusación particular en el caso Palau en representación del Consorcio que rige la institución, ha dado a conocer sus conclusiones al tribunal escasos minutos antes de que tuviera lugar la votación en el hemiciclo catalán. La elevación definitiva, en jerga jurídica, en la que no constaba la acusación a CDC. 

El letrado ha justificado ante la prensa su decisión. Ha argumentado que su cliente era el consorcio, el órgano de gobierno en el que están representados el Estado, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. Por lo que su decisión de acusar al antiguo PDeCat no era una cuestión vinculada a la votación que tenía lugar en el Parlament. Prevalecía la polémica decisión tomada el 12 de mayo en el último encuentro del consorcio.

No hay posibilidad de cambiar el sentido de sus alegaciones finales ante el juez.