Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Casa Buenos Aires de Barcelona, situada en el barrio de Vallvidrera / CG

El Govern aprueba el plan de la okupa Buenos Aires de Barcelona

El Departamento de Territorio da luz verde a la catalogación y transformación del palacete tomado a la fuerza, promovido por el Ayuntamiento de Barcelona

3 min

El Govern ha aprobado definitivamente el plan del Ayuntamiento de Barcelona para transformar la Casa Buenos Aires, antigua mansión modernista de Vallvidrera ahora okupada, en viviendas dotacionales y un espacio para jóvenes. La subcomisión de Urbanismo de Barcelona dio luz verde al cambio de planeamiento en su última reunión, celebrada hace justo siete días. 

El documento de la reunión de trabajo se acaba de publicar [consultar aquí]. En él, el Departamento de Territorio aprueba de forma definitiva el cambio de Plan General Metropolitano (PGM) propuesto por la Administración local. La modificación persigue transformar la mansión --ahora okupada-- en un equipamiento municipal. Previa expropiación del activo a su dueño por un precio que aún se desconoce

Barcelona avanzó que lo expropiará

Antes, el gobierno municipal de Barcelona consiguió aprobar en el pleno de noviembre de 2020 la expropiación de la Buenos Aires. La compra forzosa del activo recibió el aval de los dos grupos que conforman el gobierno local, BComú y PSC, además del de ERC

Durante la sesión plenaria, el bipartito sociocomún precisó que expropiaría la villa por 3,5 millones de euros. No obstante, esa cifra ya se ha encarecido 230.000 euros meses después, antes incluso de comenzar las negociaciones con su dueño, como avanzó este medio

Hotel frustrado

La expropiación y transformación urbanística de la Casa Buenos Aires esconde un vicio inicial: su dueño trató de convertir la mansión en hotel de lujo, pero su proyecto se frustró por la negativa municipal. El propietario es London Private Company, una firma inmobiliaria que adquirió la finca a la congregación de los Padres Paúles. 

La firma entró las peticiones de permiso al Ayuntamiento de Barcelona para convertir el activo en alojamiento premium. No recibió respuesta y la mansión acabó okupada por un grupo de vecinos. Tras ello, el gobierno local anunció la expropiación, enterrando el proyecto de hotel. Todo ello ha terminado denunciado ante el juez y con la imputación de Janet Sanz, teniente de alcalde de Urbanismo.