Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Javier Parrondo, director de Casa Asia Barcelona, en el acto de 20 aniversario del consorcio / CG

Casa Asia Barcelona tendrá su sede en el Palacio de Pedralbes

El consorcio tripartito de diplomacia económica y cultural tendrá cuartel general en el palacete de la avenida Diagonal tras años buscando lugar

3 min

Casa Asia Barcelona tendrá su sede estable en el Palacio de Pedralbes. El consorcio de diplomacia económica y cultural resolverá el sainete de su cuartel general en la Ciudad Condal ocupando parte del palacete novecentista situado en la avenida Diagonal. 

Lo ha revelado hoy el director de Casa Asia, Javier Parrondo, en el acto de 20 aniversario de la institución que rigen de forma coordinada el Gobierno, la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona. El directivo ha llamado a las tres partes a "aceptar la propuesta" del gobierno municipal de Barcelona y mudarse al recinto ajardinado, y a que las tres administraciones "doten de recursos" la operación

"Etapas difíciles"

Antes de que ello ocurra y ante la ministra de Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González; la titular de Acción Exterior del Govern, Victòria Alsina, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, Parrondo ha reconocido el "esfuerzo" de los trabajadores de Casa Asia "no siempre en las mejores condiciones y con dificultades" en momentos.   

En relación a las tres políticas que tenía delante, Parrondo ha llamado a "mantener el espíritu que dio lugar a la creación" del consorcio de diplomacia, un esfuerzo basado en la "cooperación" entre administraciones públicas. 

Fin a 20 años de inestabilidad

El anuncio de que Casa Asia tendrá su sede estable en el Palacio de Pedralbes pone fin a 20 años de interinidad para una institución diplomática, cultural y económica de primer orden. El consorcio, que tiene delegaciones en Madrid y Barcelona, ocupó inicialmente el Palacio del Baró de Quadras --en la avenida Diagonal-- en la Ciudad Condal cuando se fundó en 2001. 

No obstante, la elevada renta que le cobraba la inmobiliaria Alting obligó a la institución a abandonar el emplazamiento tras un conflicto con la firma del ladrillo. Se desplazó al recinto histórico del Hospital de Sant Pau i la Santa Creu, donde años después sería desahuciada por impago. Finalmente, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) le cedió espacio en su edificio del distrito 22@ de Barcelona, desde donde opera actualmente.