Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carlos Carrizosa en el plató de ''Crónica Global'

Carrizosa: "Debemos poner en marcha el reloj que nos lleve a unas elecciones"

El candidato de Cs a la presidencia de la Generalitat afirma que Cataluña no se puede permitir una parálisis institucional si Torra es inhabilitado, y explica sus contactos con el mundo empresarial

7 min

El líder catalán de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, considera "un fraude a los catalanes" que los independentistas bloqueen las instituciones sin convocar elecciones tras la inhabilitación de Quim Torra. "De ninguna manera podemos entrar en una situación de parálisis institucional", afirma en una entrevista con Crónica Global, en la que también explica sus contactos con el sector empresarial y la desconfianza que le genera el nuevo consejero de Empresa, Ramon Tremosa.

--Pregunta: Ha enviado una carta a PSC, PP y comunes para explorar una estrategia común si Quim Torra es inhabilitado finalmente. 

--Respuesta: En efecto, hemos enviado una carta a todos ellos y el sentir generalizado es que haya una reunión después de la sentencia, que todo apunta a una condena. La carta pretende que, como el bloque independentista insiste en que no va a haber candidatura alguna a la Generalitat, eso implica que entramos en un período de interinaje o gobierno en funciones. Y esto, con la ley en la mano, no es posible, es un fraude a los catalanes, pues bloquear candidatura sin poner en marcha en reloj de las elecciones, es que están hurtando a los catalanes la posibilidad de votar. Si persisten, se encastillan en la Generalitat de forma ilegal. Los grupos de la oposición no podemos aceptar esa situación mansamente. No se puede consentir porque violenta la democracia y veta las urnas a los catalanes.

 

 

Carrizosa: "Debemos poner en marcha el reloj que nos lleve a unas elecciones"

--¿Y cuáles son las alternativas o fórmulas para evitarlo?

--Cuando tengamos noticia de la sentencia, llamaré al resto de las fuerzas políticas y, ya con la inhabilitación sobre la mesa supuestamente, hay que actuar con rapidez, porque el presidente del Parlament, Roger Torrent, tiene diez días para proponer una candidatura. Debemos examinar las posibilidades e intentar, en la medida de lo posible, una propuesta consensuada para poner en marcha el reloj que nos lleve a unas elecciones. Debemos examinar las posibilidades. Una es que los independentistas se pongan finalmente de acuerdo y voten a un nuevo presidente de la Generalitat. En ese caso, la legislatura seguirá. Si no tienen mayoría, habrá que examinar la posibilidad de que nosotros articulemos una mayoría suficiente para presentar un candidato de consenso investido para que pueda convocar unas elecciones. Otra posibilidad, es que la oposición presente un candidato, no con la finalidad de ser investido, sino que por lo menos se ponga en marcha el reloj. Y si nada de eso resulta, es Torrent quien tiene que poner en marcha ese reloj.

--Todo esto en el marco de una pandemia con una situación muy seria en Madrid y que en Cataluña se está complicando.

--En verano, cuando parecía que la cosa se desbocaba en Segrià, Barcelona o L’Hospitalet, hablar de elecciones, que entráramos en la liza electoral y la competencia partidaria en lugar de trabajar lo más unidos posible para salir adelante, nos parecía difícil para la ciudadanía. Si la inhabilitación de Torra llega, por la inconsciencia del propio Torra, que incumplió las leyes, provocará que Cataluña entre en una etapa de inestabilidad institucional, lo cual es imputable únicamente a él. En ese caso, lo que tenemos que intentar es que de ninguna manera entremos en una situación de parálisis institucional. Un gobierno en funciones no puede ni promover leyes, solo decretos ley, ni presupuestos. Y hay una restricción del control del gobierno por parte de la oposición. Por lo tanto, eso no es deseable. Si nos vemos abocados a unas elecciones en enero o febrero, según los tiempos parlamentarios, pues tendremos que afrontarlas. Y si resulta que aumenta la pandemia, veremos si se tienen que suspender las elecciones como en Galicia, pero lo que no podemos tener es un gobierno interino o en funciones para prolongar la legislatura y sobre todo contra la ley.

--¿Qué relación tiene Cs con el sector empresarial que le apoyó en las elecciones de 2017? Da la sensación de que se han roto puentes desde entonces.

--Durante la primera oleada de la pandemia mantuvimos más de 150 reuniones con diversos ámbitos de la sociedad catalana, entre ellos las patronales, autónomos, pymes y grandes empresarios. Sí que pulsamos e intentamos vehicular todas estas propuestas de estos colectivos, que son los que al final generan trabajo, tanto con el Gobierno a través de nuestro grupo en el Congreso, como aquí con la exconsejera de Empresa Àngels Chacón. Nuestro portavoz de economía ha tenido una relación constante con Chacón. Eso queremos mantenerlo. El señor Torra cesó a la consejera, no ha dado explicaciones ni ha comparecido en el Parlament como se suele hacer cuando hay una remodelación de gobierno. Parece que no tiene ninguna intención de hacerlo.

--¿Qué opina del nuevo consejero, Ramon Tremosa?

--El señor Tremosa, el nuevo consejero de Empresa, al que pedimos su comparecencia por lo mal que lo están pasando el comercio, las empresas y la hostelería, ha demorado sus explicaciones y está dando largas. Nosotros tenemos mucha desconfianza con el señor Tremosa porque sabemos que es un fabricante de bulos en Europa, muy reconocido por su entorno político. No es una persona muy seria dada su militancia hiperventilada en el sentido separatista. Pero aunque nos cueste hablar con él, nosotros vamos a mantener todo tipo de relación institucional y vehicular las propuestas de todos los sectores. Yo me he reunido estos días personalmente con Pimec y Foment del Treball. Por lo tanto, sí, es nuestra vocación apoyar a las pequeñas y medianas empresas ante la crisis que se nos viene encima. Para nosotros es una prioridad.