Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sede de la Audiencia Provincial de Barcelona / EUROPA PRESS

Carpetazo judicial al presunto espionaje del Cesicat

La Audiencia de Barcelona absuelve a Carles Flamerich, exdirector del 'CNI catalán', acusado de acceder a los correos electrónicos de un extrabajador

4 min

Punto final al presunto caso de espionaje del Cesicat. La Audiencia de Barcelona ha absuelto al exdirector del CNI catalán Carles Flamerich y al exresponsable de incidentes Xavier P. al no acreditarse que ambos espiasen los e-mails de un colaborador.

En la sentencia, la sección quinta de la Audiencia concluye que no se ha comprobado que ambos acusados, que ya fueron juzgados por un delito de descubrimiento de secretos, accedieran al correo del denunciante. Pese a la denuncia del extrabajador, el tribunal considera que no se violó su intimidad.

Carles Flamerich, inocente

El colaborador, Albert G., había denunciado en 2013 presuntas deficiencias técnicas y "corruptelas" en las contrataciones de este organismo. El empleado puso esta situación en conocimiento de los exconsellers Felip Puig y Ramon Espadaler, así como de otros altos cargos de la Generalitat.

Amparándose en este hecho, la fiscalía sostuvo en el juicio que ambos acusados diseñaron un sistema para acceder a los correos electrónicos del denunciante mediante un filtro de envíos. No obstante, la sala sostiene que su inocencia "fluye sin dificultad" con el análisis de los hechos probados. Los acusados no accedieron al contenido de los mensajes "ni siquiera de manera accidental, menos aún intencional" que se iban depositando en el buzón. Correos que, según la sala, no contenían ninguna información "íntima o sensible" del querellante.

No hubo ninguna "intromisión"

En contra de lo que planteó la acusación pública, la Audiencia considera que jamás ocurrió una "intromisión" de los procesados en el correo de un trabajador. Para el tribunal, fue el propio empleado quien remitió a varias cuentas de la Generalitat un e-mail que "hizo saltar todas las alarmas", ante lo que se implementaron medidas de seguridad.

Según la sentencia, el denunciante envió información "extremadamente sensible", incluyendo claves de acceso a más de 3.000 funcionarios públicos con sus datos personales, sanitarios y patrimoniales.

El denunciante no sabía "trabajar en equipo"

"Se trataba de un profesional informático, experto en ciberseguridad, colaborador externo, que remitía desde su propio correo electrónico societario diferentes e-mails que entraban en buzones de usuarios, altos cargos o empleados con el servidor gencat.cat y ese entorno corporativo es precisamente el que protegía el filtrado, activándose de manera inmediata por parte del Cesicat", resalta el texto.

La sentencia destaca que ninguno de los acusados es funcionario de carrera --Flamerich ostentaba un cargo de confianza-- y resalta que los testigos declararon que el denunciante tenía "dificultad de trabajar en equipo". Además, cuando dejaba de colaborar con alguna empresa u organismo solía interponer algún tipo de denuncia, al igual que hizo en el CNI catalán.