Menú Buscar
La exalcaldesa Manuela Carmena junto a Ernest Maragall (ERC), Lucas Ferro (comuns) y Francesc de Dalmases (JxCat) en la comisión de estudio de derechos civiles y políticos del Parlament / EP

Carmena vapulea a los independentistas en el Parlament

La exalcaldesa de Madrid afirma que el 'procés' es un movimiento organizado desde la Administración catalana y pide investigar a los radicales que lanzaron adoquines a la policía tras la sentencia

Gerard Mateo
5 min

Manuela Carmena, jurista y exalcaldesa de Madrid, ha vuelto a marcar distancias con el independentismo en su comparecencia en la comisión de estudio sobre derechos civiles y políticos del Parlament, adonde ha acudido invitada por el diputado de ERC Ernest Maragall.

Entre otras cosas, Carmena ha defendido las garantías del juicio del procés así como la Constitución y la legalidad en una intervención en la que ha advertido, antes de comenzar, que "igual no es de agrado escuchar". Además, ha desvelado que trasladó al expresidente catalán Carles Puigdemont y al exvicepresidente Oriol Junqueras que la celebración del 1-O era "un error impresionante".

La reforma de la Constitución

La exalcaldesa de Madrid también se ha distanciado del grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias de la ONU –al que Carmena perteneció entre 1994 y 2009–, que en mayo criticó la situación de los líderes independentistas presos. En todo caso, ha señalado que las opiniones consultivas de ese son "interesantes para la reflexión", pero también "de trazo grueso" y "débiles" cuando se refieren a "procedimientos sobre los que se celebra un juicio con todas las garantías y sobre el que hay sentencia".

Carmena ha debatido con Maragall y otros diputados de JxCat, CUP y Catalunya en Comú Podem sobre la deriva del procés y su judicialización, con el mensaje de que es legítimo perseguir la independencia, "pero sin saltarse las leyes". Por ello, ha abogado por reformar la Constitución de 1978 siempre a través de los sistemas legales previstos. Ningún partido constitucionalista ha participado en esta comisión.

El 'procés, forjado en la Administración

La jueza ha recordado también su etapa de luchadora antifranquista y ha defendido la importancia de convencer a través de mayorías y de la vía pacífica "sin tomar caminos cortos". Por el contrario, ha advertido de que no cumplir la legalidad "puede ser una opción moral", pero que "implica consecuencias". Por ello puso en aviso a Puigdemont y Junqueras semanas antes del 1-O ilegal.

En la misma línea, ha opinado que el procés es un movimiento organizado desde la Administración catalana para conseguir la separación del esto de España, desvinculándolo así de un fenómeno surgido del activismo. En cualquier caso, se ha mostrado partidaria del "diálogo" y convencida de que la situación se superará, "porque también se consiguió salir de la crisis del País Vasco donde estaba ETA y era más difícil".

La "interpretación" de la Constitución

A propósito de la violencia en la calle desatada tras la sentencia del procés, en la segunda quincena de octubre, Carmena ha dado la razón a los diputados en que hay que investigar, si se dieron, posibles actos de extralimitación policial, pero ha pedido que se haga la misma reflexión y crítica para el caso en que los activistas lanzaron adoquines a la cabeza de los agentes.

Al término de la sesión, Maragall le ha trasladado algunas discrepancias y su lamento de que "el Estado juegue con tener el monopolio de decidir qué es o no ilegal" y ha señalado que en su opinión todo lo ocurrido en Cataluña fue constitucional según su "interpretación" de la norma. Carmena le ha replicado que no puede abrirse la Constitución a "interpretaciones" fuera de la lectura homogénea "porque si no puede llegar la extrema derecha por ejemplo ahora y decir que según su interpretación echar a los nacidos fuera de España es constitucional".