Menú Buscar
Carles Fontbona, en una concentración por los independentistas en prisión en Mataró / TWITTER

Carles, de concejal xenófobo a punta de lanza independentista

El exedil de extrema derecha se 'recicla' como secesionista irredento en la localidad de Mataró, hasta el punto que la CUP da bola a sus apariciones

27.01.2019 00:00 h.
6 min

Es una de las historias del procés en Cataluña. Una más. Esta vez concierne a Carles, un exconcejal xenófobo que ha transicionado de la ultraderecha hacia el independentismo para convertirse en punta de lanza del movimiento. Ha ocurrido en la ciudad de Mataró (Barcelona, 125.000 habitantes). 

El municipio gobernado por David Bote (PSC) y sus ciudadanos han visto como Carles Fontbona, que ocupó una silla en el pleno municipal como edil de 2011 a 2015 con el tiqué de Plataforma per Catalunya (PxC), el embrión de la extrema derecha en España antes que nadie hablara de Vox, ha protagonizado una fulgurante conversión política. Hasta tal punto que tildó de "fachas" a los que quitaban cruces amarillas de la playa de la localidad en verano de 2018, obviando su participación en el partido ultra y su militancia contra el colectivo inmigrantes en Mataró, ampliamente documentada y reconocida

"Es un identitario de toda la vida"

Fuentes cercanas a Fontbona, que se presenta como empleado de Securitas, se sorprenden solo a medias del cambio. "Antes de que surgiera Vox, Plataforma per Catalunya ya fue el embrión de la extrema derecha en España. Y fíjense que surgió en feudos soberanistas: Vic, Manresa y demás", han indicado. "De ahí que una parte del partido, ahora que está en un momento de descomposición, o cambio --se prevé su integración en Vox, tal y como avanzó el periodista especialista en extremismo Xavier Rius Sant--, el sector catalanista aflore y se muestre sin tapujos: independentista hasta la médula, por bien que racista", han agregado.

Carles Fontbona (d), junto a Josep Anglada, fundador de PxC y Mónica Lora, edil en Mataró / CG

Carles Fontbona (d), junto a Josep Anglada, fundador de PxC y Mónica Lora, edil en Mataró / CG

"La familia Fontbona es muy conocida en Mataró. Hablamos de una saga catalanista dedicada al comercio de especias de las de toda la vida. De las que tienen casa en el casco viejo. De este entorno surge la figura de esta persona, que se integra en PxC y sale elegido concejal en 2011. No acabó la legislatura, pues dimitió en 2015". En efecto, Fontbona dejó su cargo en el partido ese año. Antes, había concurrido a las listas de la formación que fundó Josep Anglada en las elecciones locales de 2011, pero también a las generales del mismo año y a las autonómicas de 2012. En marzo de 2015, dejó a Mónica Lora como única edil de la formación en esta ciudad de playa tras la marcha de otro concejal, que recaló en el grupo mixto.

Punta de lanza del independentismo

En un corto texto en su perfil de Facebook, Fontbona explicó que abandonaba la concejalía por razones de salud de un familiar muy cercano. Cualquiera que fuera la evolución de ese caso, hoy Fontbona no ha abandonado la militancia política, antes al contrario. Se le vio en diciembre de 2016 en apoyo a Carme Forcadell ante el Ayuntamiento de Mataró, en una concentración contra el registro del departamento de Economía en septiembre de 2017, en la marcha de apoyo a los Jordis del 21 de octubre de 2017 en Barcelona y en la última, en la que tuvo una presencia tan destacada que hasta la CUP reuiteó una fotografía suya, en enero de 2019 en una protesta contra la cárcel provisional de los presos del procés. El giro de 180 grados del exconcejal se había completado.

Muestra de supremacismo de Carles Fontbona en su perfil de Facebook / CG

Muestra de supremacismo de Carles Fontbona en su perfil de Facebook / CG

No obstante, el viraje habrá sido en el terreno de lo nacional. En el campo de los aspectos sociales y la gestión de la diversidad, el exelecto de PxCAT no se corta y un muestra un desprecio visceral hacia el resto de España y un supremacismo hacia Andalucía y Extremadura. En sus redes sociales es contudente contra las dos autonomías. Nadie podría adivinar que viajó de 2011 a 2015 con compañeros de partido que ahora se integrarán en Vox, según las informaciones publicadas. O que lo acogen los independentistas, incluso los de izquierdas, en sus concentraciones, hasta el punto de difundir su imagen sin pudor alguno.

"Es que no debería sorprender. Parte del secesionismo supura identitarismo, una identidad hipertrofiada que genera odio hacia lo diferente. Fontbona es ejemplo de ello y de ahí de que su salto de las filas de la extrema derecha al independentismo no sea tan sorprendente, o quizá no se haya producido nunca. Quizá no ha cambiado tanto", remachan las fuentes consultadas.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información