Menú Buscar
Margarida Gil y Núria Betriu. Detrás, Artur Mas y Carles Puigdemont / FOTOMONTAJE DE CG

Nervios y baile de cargos en las altas esferas de la Generalitat

Puigdemont subleva a Mas al revocar nombramientos en el gabinete jurídico y en el Departamento de Empresa designados por el expresidente catalán

Maria Jesús Cañizares / Cristina Farrés
7 min

Tras el anuncio de la fecha y pregunta del referéndum, el proceso secesionista afronta su recta final, lo que se ha traducido en nervios y recelos en el seno del PDeCAT. El penúltimo motivo de desavenencia es la revocación de nombramientos en el gabinete jurídico de la Generalitat y en la conselleria de Empresa y Conocimiento que habían sido designados por Artur Mas. El presidente, Carles Puigdemont, atribuye esos cambios al pacto con ERC, mientras que el entorno de Mas critica la sumisión al socio republicano.

El Consell Executiu acordó ayer, 13 de junio, el relevo en la cúspide de los servicios jurídicos de la Generalitat, pues Margarida Gil, hasta ahora jefa de este departamento, pasa a ser miembro del Consejo de Garantías Estatutarias. Sustituye a Gil Francesc Esteve, hasta ahora secretario general de Gobernación y que, junto a la consejera Meritxell Borràs, aparece en la querella presentada por la fiscalía por la compra de urnas para el referéndum. Precisamente este lunes, el ministerio fiscal ha ampliado esa querella para incluir la fecha y pregunta del referéndum.

Caso Palau, ITV...

En 2011, tras tomar posesión como presidente, Artur Mas colocó a Margarida Gil al frente de los Servicios Jurídicos de la Generalitat. Nada más acceder al cargo, Gil había revocado la decisión del Gobierno tripartito de presentar acusación en el caso Palau. El expolio, que próximamente quedará visto para sentencia, puso de manifiesto la supuesta financiación irregular de CDC mediante la adjudicación de obra pública.

Gil está casada con Jordi Jané, que entonces era diputado de CiU y ahora es consejero de Interior de la Generalitat. Asimismo, la jurista apareció junto a Assumpta Palau, miembro también del Servicio Jurídico de la Generalitat, en el sumario de las ITV, pues ambas se habían reunido con un magistrado imputado. La trama de las ITV, consistente en un presunto trato de favor en la adjudicación de estas estaciones de servicio, supuso el final de la carrera política de Oriol Pujol, ex secretario general de CDC, hijo del expresidente Jordi Pujol y que estaba llamado a ser su sucesor.

Al Consejo de Garantías Estatutarias

Margarida Gil ha sido aupada ahora al Consejo de Garantías Estatutarias (CGE), una especie de tribunal constitucional a la catalana —en 2006 sustituyó al antiguo Consejo Consultivo— que vela por el ajuste de las leyes que se aprueban en el Parlamento autonómico a la Constitución y el Estatuto catalán. Este órgano está compuesto por nueve consejeros nombrados por el presidente de la Generalitat: seis, a propuesta del Parlament y tres, sugeridos por el Govern.

El CGE tendrá que pronunciarse sobre las iniciativas legislativas relacionadas con el referéndum del 1-O. Ya lo ha hecho respecto a la partida presupuestaria destinada a esa votación, que considera ilegal. Pero el Ejecutivo de Puigdemont ha hecho caso omiso.

El relevo en el gabinete jurídico de la Generalitat ha sublevado a Artur Mas, según explican a Crónica Global fuentes conocedoras de la gestación de estos nombramientos. Puigdemont alega que éstos responden al pacto entre el PDeCAT y ERC. Pero lo cierto es que el cese de Gil se une al relevo de Núria Bassols, a la que Mas nombró comisionada de Transparencia. Bassols está casada con uno de los empresarios detenidos en la operación contra el 3%, Josep Manel Bassols, exalcalde de Anglès (Girona). ERC no podía consentir una persona con este perfil al frente de ese comisionado.

También ha habido cambios en el Departamento de Empresa y Conocimiento. Núria Betriu abandonó hace tres semanas la dirección general de Industria. Oficialmente, alegó que se marchaba a la empresa privada. Los rumores que corren es que podría haber sido fichada por Amazon o por una empresa del sector de la alimentación. Se da la circunstancia de que la instalación del gigante americano del comercio electrónico Amazon en terrenos situados en El Prat del Llobregat (Barcelona), fue gestionada por Acció, la agencia para la competitividad de la empresa dependiente de la consejería de Empresa dirigida también por Betriu.

Malas relaciones entre núria Betriu y Jordi Baiget

Otras fuentes apuntan a que su marcha se debe a las malas relaciones entre Betriu y el consejero de Empresa, Jordi Baiget.

La exdirectora de Industria es la esposa de Manel Prat, exdirector de los Mossos d’Esquadra y miembro de CDC, quien se vio obligado a dimitir en mayo de 2014 tras una gestión muy polémica —el denominado caso Quintana y la muerte de dos personas en sendas detenciones policiales, entre otras—. Un mes después, Betriu accedió al alto cargo que ahora abandona, apadrinada por Felip Puig, quien acababa de ser nombrado consejero de Empresa.

Betriu será sustituida al frente de la Dirección General de Industria por Àngels Chacón, concejal convergente en el Ayuntamiento de Igualada (Barcelona) y mano derecha del alcalde de esta localidad, Marc Castells, uno de los valores en alza del PDeCAT.

Asimismo, Joan Romero ha sido nombrado consejero delegado de Acció, agencia en la que ya trabajaba.

La marcha de Betriu ha supuesto una buena noticia para los trabajadores de la consejería, descontentos con su gestión. Y también para la conselleria de Treball, dirigida por ERC, que mantiene un pulso con Empresa y era muy crítica con la gestión de la hasta ahora responsable de Acció. 

Destacadas en Política