Menú Buscar
Jordi Sànchez (c) y Jordi Cuixart (d) en la manifestación por el juicio al 9N / EP

La cárcel de Lledoners acepta dos días de permiso para Sànchez y Cuixart

La prisión les concede sus peticiones, una vez han cumplido la cuarta parte de la condena que se les impuso por el 'procés', aunque todavía necesitan el visto bueno de la Secretaría de Medidas Penales

3 min

La prisión de Lledoners ha concedido sendos permisos de 48 horas Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, una vez han cumplido la cuarta parte de la condena que se les impuso por el procés.

Según han informado fuentes del Departamento de Justicia, la junta de tratamiento de Lledoners, donde están reclusos los Jordis, ha acordado esta mañana concederles sus primeros permisos ordinarios, de dos días, que ahora deberán ser ratificados por el Servicio de Clasificación de la Secretaría de Medidas Penales de la Generalitat.

Hasta 36 permisos al año

El visto bueno del centro penitenciario llega poco después de que Sànchez y Cuixart hayan solicitado el primer permiso para salir de prisión, tras más de dos años y dos meses encarcelados. Están condenados a nueve años por sedición.

Ambos son los dos primeros dirigentes independentistas que accederán a este permiso, que podrán solicitar hasta 36 veces al año por periodo de 24 horas, con un límite de siete días consecutivos, mientras permanezcan en segundo grado penitenciario. Una clasificación que el Departamento de Justicia de la Generalitat ratificó la pasada semana para el conjunto de los líderes soberanistas. 

 

Beneficios penitenciarios

El abogado de Sànchez, Jordi Pina, anunció días atrás que lo pediría este martes. El letrado explicó que la intención de su cliente en estas salidas era pasar tiempo con su familia. 

Cuixart, por su parte, afirmó el sábado que no se acogerá a ningún beneficio penitenciario, pero sí pedirá permisos porque es un "derecho" de los presos al que no renunciará.​

Lledoners

La cárcel de Lledoners, donde están presos Sànchez y Cuixart, propuso el pasado mes de diciembre la clasificación en segundo grado de los condenados por el 1-O, una decisión que la conselleria que dirige Ester Capella deberá enmendar o confirmar en un plazo máximo de dos meses.

Esta propuesta de las junta de tratamiento propició un nuevo desencuentro público entre republicanos y posconvergentes. Y es que JxCat manifestó su "decepción" por la decisión de los técnicos de prisiones, mientras que ERC justificó la decisión como "técnica".