Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Gobierno

La carambola política de los indultos

La excarcelación de los presos dinamita el victimismo independentista, abre una segunda etapa del Gobierno de Sánchez sin ataduras y orilla a PP, Vox y Cs a posiciones alejadas de la moderación

8 min

Tres son las consecuencias políticas de la excarcelación de los presos independentistas. Politólogos y expertos en comunicación consultados por Crónica Global apuntan a un efecto carambola pues, además de dinamitar el victimismo independentista y generar fisuras en este espectro ideológico, permite a Pedro Sánchez arrancar la segunda etapa de la legislatura con menos ataduras, al tiempo que orilla el discurso de PP, Ciudadanos y Vox hacia posturas menos moderadas.

Alex Fernández y Fran Bragado, especialistas en comunicación política y fundadores de Campaña Permanente, consideran que, tras los indultos, “arranca la segunda etapa de la legislatura donde el Gobierno llega sin ataduras, ya que cuenta con unos presupuestos, un plan de recuperación y la vacunación sobre el ritmo marcado”. En este nuevo periodo de la coalición con Podemos “se terminó la geometría variable con la que ha venido driblando los grandes temas, para afianzar y estabilizar alianzas buscando gobernar con cierta comodidad hasta 2023, por ello aparecen en la hoja de ruta, además de los indultos, medidas como la reducción del IVA eléctrico o la subida del SMI”.

"Sánchez se juega mucho"

No obstante, ambos expertos creen que “Sánchez y su equipo se juegan mucho”, ya que el perdón a los independentistas es una medida “que no era estrictamente necesaria, pero con la que buscan marcar un antes y después en su presidencia, como para Zapatero fue la negociación de la paz con ETA. En el corto plazo se aprecia el desgaste, principalmente después del efecto Ayuso, pero que desde Moncloa entienden que es remontable, de ahí también la prisa de los populares por buscar el adelanto electoral y aprovechar este impulso”.

Pero llega el momento del relato y, para Fernández Garrido y Bragado Souto, el Ejecutivo español “tendrá que hacer mucha pedagogía, y lo cierto es que los movimientos previos parecen que van por el buen camino ya que los datos demoscópicos muestran que el apoyo a los indultos se eleva del 35% al 44 % en tan solo dos semanas, además a nivel exterior pasa de ver al Estado como autoritario a un promotor de la concordia”.

Los tres ejes de la estrategia de Sánchez

Los expertos ven tres elementos en la estrategia del líder socialista: “La dialéctica, pues desde el Gobierno se han lanzado términos con una carga emocional positiva como convivencia y reencuentro; la escenografía, buscando proyectar un líder de Estado, y los apoyos externos, que refrendan y dan peso a la decisión”.

¿Pero cómo queda el secesionismo?. “Para los independentistas es una decisión positiva, aunque muestren cierta disconformidad con el reclamo de la amnistía. Para Esquerra, la posición de diálogo que ha decidido jugar también es un riesgo, ya que en cada ficha que desplace estará marcada por sus socios, pero a la larga puede darle mayores réditos que el bloqueo frente al Gobierno estatal. A nivel exterior, quizás las formaciones secesionistas tendrán que replantear sus posturas, ya que con estos movimientos se complica seguir vendiendo el papel de víctimas de la represión”.

Fisuras en el independentismo

José Pedro Marfil, politólogo y periodista, director del Departamento de Periodismo en la Universidad Camilo José Cela, cree que “Sánchez obtiene resultados diversos con la medida". "Por un lado, consigue que el independentismo se debata entre el pragmatismo y el inmovilismo. El debate en el seno del independentismo puede generar fisuras entre quienes lo ven como una traición y aquellos que lo ven como necesario”, señala.

Marfil, miembro de la junta directiva de ACOP, cree que, además, ”en el votante moderado catalán, los indultos desarman el victimismo polarizado del independentismo mostrando la generosidad del Estado frente a situaciones adversas pese al coste político que pueda suponer”.

Conflicto social

Sánchez “sacrifica la contundencia de la ley a favor del diálogo político. En el fondo, no se trata de resolver un conflicto social, se trata de establecer puentes con el independentismo para que retome el pragmatismo y su implicación en la política nacional para que la tensión narrativa baje”.  Pero, en opinión del politólogo, el perdón también tiene efectos en la oposición del presidente español, pues “obliga a sus rivales a mostrarse en una misma postura, lo que genera que la oposición se homogeneice en un solo frente que simplifica, una vez más, el discurso, convirtiéndolo en política de bloques y asimilando a PP, Vox y Ciudadanos, lo que hace flaco favor a los moderados”.

No obstante, la medida de gracia también ha generado divisiones dentro del PSOE. “No han sido pocas las voces que se han manifestado en contra de los indultos y esto, a priori, podría generar desmovilización de su propio electorado. Sin embargo, el hecho de que consiga garantizar la estabilidad de la legislatura con los apoyos de ERC, hace pensar que Sánchez tiene tiempo para conseguir explicar la medida y para hacer que la agenda mediática se sitúe en otros temas que le beneficien en el momento en que los ciudadanos vuelvan a las urnas”.

"Muchos flecos pendientes"

La especialista y asesora en Comunicación y Liderazgo Verónica Fumanal advierte de que “hay muchos flecos pendientes” tras la concesión de los indultos. “No se ha resuelto el conflicto. ¿Qué pasa con los fugados? ¿Y con la mesa de diálogo? ¿Quién estará presente y qué temas se tratarán?”, se pregunta. Y recuerda un tema, a su juicio, fundamental: el regreso de las empresas que se marcharon de Cataluña debido a la inestabilidad del procés. “Es un asunto pendiente, pues ello supondría normalizar la situación económica en Cataluña”, precisa.

Asimismo, recuerda que, si bien es cierto que en el Gobierno “PSOE y Podemos van al unísono, en Cataluña, los socios del Govern discrepan”. ¿Quién se impondrá, por tanto? ¿ERC o JxCat?