Menú Buscar
Jordi Graupera, filósofo y aspirante a arrebatar a Ada Colau la alcaldía de Barcelona / CG

Las candidaturas transversales contra Colau, en vía muerta

Graupera y sus “primarias abiertas” chocan con PDeCAT y ERC, con quienes no se ha reunido aún, mientras que Valls se queda solo en una operación “no cerrada”, admiten en Cs

4 min

Dos golpes de efecto encaminados a perpetuar la política de bloques –independentistas versus constitucionalistas— en las elecciones municipales y que, de momento, no generan entusiasmo. Manuel Valls y Jordi Graupera se han quedado solos en sus respectivos proyectos transversales para derrocar a Ada Colau.

Fuentes de PDeCAT y ERC admiten a Crónica Global que desde que Graupera anunció su candidatura, el pasado 20 de marzo, no han mantenido ningún contacto con el periodista y filósofo. Como se sabe, Neus Munté y Carles Agustí compiten en las primarias de la formación convergente para ser alcaldables. Ambos se han desmarcado de la propuesta de lista unitaria de Graupera. Y, sobre todo, de las “primarias abiertas a la ciudadanía” que plantea y que, hoy por hoy, han recogido más de 31.000 firmas. Entre otras cosas, porque nadie de los llamados por Graupera a formar esa candidatura única entiende muy bien en qué consisten esas primarias.

"No se puede ser juez y parte"

“Es válido plantear unidad, pero no postularse como cabeza de lista y, al mismo tiempo, plantear unas primarias. Además ¿dónde se votará? ¿En una tienda? ¿En la calle? ¿Quién participará?”, explican fuentes convergentes. Desde ERC alegan que “no se puede ser juez y parte. Un candidato que participa en unas primarias no puede convocarlas”. Ambos partidos recuerdan que es prioritario definir un modelo de ciudad.

Otro de los elementos que empañan el proyecto de Graupera son las quejas sobre el uso de datos personales que le han permitido enviar correos electrónicos relativos a su candidatura. Al parecer, esos datos fueron obtenidos en actos y campañas protagonizados por el tertuliano afincado en Estados Unidos. Cuenta, eso sí, con el apoyo de Demòcrates, la formación liderada por los exdirigentes de UDC Antoni Castellà y Núria de Gispert.

Desunión constitucional

Tampoco parece avanzar la operación Valls que Ciudadanos ha lanzado, en este caso para aglutinar a los partidos constitucionalistas y evitar que el independentismo se apodere de Barcelona. El ex primer ministro francés explora esa posibilidad, pero fuentes de la formación naranja admiten que esa opción no está cerrada.

Manuel Valls, azote del nacionalismo europeo, es bien visto por determinados sectores empresariales y sociales, pues consideran que se trata de un revulsivo contra Colau y contra el empuje independentista. Pero tampoco esta apuesta avanza. Tanto el PSC como el PP han rechazado la oferta de candidatura unitaria, lo que aboca a Valls a buscar otras alternativas, como una plataforma cívica de apoyo.