Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El consejero catalán de Educación, Josep Gonzàlez Cambray / EUROPA PRESS

Cambray suma otra petición de dimisión, la de la Federació de Cristians de Catalunya

La entidad carga contra el consejero por la retirada de los conciertos a las escuelas que separan por sexo y exige un referéndum para que las familias decidan

4 min

La Federació de Cristians de Catalunya (FCC-Educació) también solicita la dimisión del consejero de Educación de la Generalitat, Josep Gonzàlez Cambray. En esta ocasión, la demanda no está relacionada con la decisión unilateral del Govern de avanzar el inicio del próximo curso escolar o de rechazar la aplicación del 25% de castellano en las aulas, sino con el fin del concierto económico a las escuelas que separan a sus alumnos por sexo.

La subfederación de Educación de la organización cristiana llama a las familias que se verán afectadas por la medida a movilizarse para “defender el derecho que tienen a decidir con libertad el tipo de educación que quieren para sus hijos según sus convicciones”. Aun así, no ha realizado ninguna convocatoria formal de protesta.

Referéndum para las familias

Eso sí, aprovecha el malestar que existe en la comunidad educativa con el político de ERC por las formas en que aplica sus decisiones para cargar contra él. Exige a Cambray que las ratifique con las familias y, en línea con las demandas de autodeterminación que defienden tanto el Gobierno catalán como el partido de Cambray, pide abrir un referéndum en los centros.

Colegio femenino Les Alzines (Girona), que a partir del próximo curso aceptará alumnado masculino para mantener el concierto público / LES ALZINES
Colegio femenino Les Alzines (Girona), que a partir del próximo curso aceptará alumnado masculino para mantener el concierto público / LES ALZINES

La entidad asegura que los independentistas tienen “miedo a poner las urnas” en los centros educativos para que las familias puedan escoger el calendario escolar, el tipo de jornada, el modelo lingüístico o una educación mixta o diferenciada. Polémicas todas ellas que están abiertas en Cataluña.

Reestructuración de la oferta de concertada

El fin de las ayudas económicas públicas a los colegios que por una cuestión ideológica relacionada con sus creencias religiosas segregan a los alumnos por sexo en las aulas ha propiciado una reestructuración de la oferta concertada en Cataluña. Las direcciones de los colegios Farga (hasta ahora masculino), ubicado en Sant Cugat del Vallès; La Vall (femenino), en Sabadell; Aura-Turó (con un edificio para niñas y otro para niños), en Tarragona y Les Alzines (femenino) y Bell-lloc (masculino) en Girona. A estos se suman, además, Montclar y Mistral, en Igualada (Barcelona), y Terraferma y Arabell, en Lleida, ya han anunciado que serán escuelas mixtas el próximo curso escolar.

La congregación del Opus Dei ya ha marcado distancias con estos centros. Tal y como avanzó Crónica Global, los responsables de esta orden religiosa manifestaron que la relación en el futuro “será diferente”.