Menú Buscar
Brigitte Verkinderen, directora general de la Cámara de Comercio Belgo-Luxemburguesa en Barcelona, junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un acto anterior: "Antes de pisar Bélgica, conviene mirar sus leyes" / CG

"Antes de pisar Bélgica, conviene mirar sus leyes"

La Cámara de Comercio belga cree que la presencia de Puigdemont en el país "no debe afectar a las excelentes relaciones" con España

3 min

"Antes de entrar en Bélgica, conviene mirar las leyes del país". Esta es la única frase con cierto cariz político que verbaliza Brigitte Verkinderen. La directora general de la Cámara de Comercio belga en Barcelona no entra en el rifirrafe territorial y repite una tesis una y otra vez: "Las excelentes relaciones con España seguirán".

Verkinderen es consciente de que se viven tiempos de "alto voltaje político", por lo que prefiere ceñirse a las valoraciones en el terreno económico. Con el expresidente catalán Carles Puigdemont atrincherado en el estado comunitario, ¿peligra la ligazón comercial con la Península?

"En España hay más de 450 empresas belgas y luxemburguesas. Dos tercios de éstas se encuentran en Cataluña. En ningún caso la justicia, que va por un carril; la política, que discurre por otro, y la economía, que tiene su propio cauce, deberían mezclarse", señala.

En clave jurídica

En clave jurídica, la directiva recuerda que su país de origen es "peculiar". "Estamos hablando de un estado en el que se pueden juzgar crímenes contra la humanidad sin siquiera cometerlos allí", ha avisado.

Por ello, y en un mensaje muy mesurado y no dirigido a nadie en particular, señala que "antes de pisar ese país es mejor conocer sus leyes".

"Son momentos de mucha tensión, pero confío en que todo el mundo encontrará las vías de entendimiento y diálogo. En Bélgica lo hicimos y hemos encauzado ciertas pulsiones. Corresponde a España, que es un estado soberano, encontrar esa vía", ha remachado.

Sin fugas de empresas

La empresaria recuerda que "no han registrado cambios de domicilios sociales" de firmas belgas desde Cataluña o el resto de España desde que comenzó la crisis política en la región.

"Ha habido dudas, incertidumbre, sobre todo al principio, pero ahora podemos decir que estamos instalados en el business as usual (negocio como siempre)", ha admitido.

Bajo su punto de vista, Cataluña y España siguen siendo territorios muy atractivos para invertir. "Tenemos proyectos en cartera. Es el mejor síntoma de que las cosas mejorarán. ¿Me cree optimista? En Bélgica también tuvimos crisis. Los empresarios tenemos la piel dura", ha concluido.