Menú Buscar
Ada Colau (c), alcaldesa de Barcelona; Evelio Vázquez, jefe de la Guardia Urbana (d) y Amadeu Recasens (i), comisionado de Seguridad / EFE

Piden a Colau una calle para el agente de la Urbana asesinado por ETA

El PSC y sindicatos exigirán dedicar una vía pública a Juan Miguel Gervilla, tiroteado en Barcelona en 2000 al abortar un atentado con coche bomba

04.05.2018 19:31 h.
3 min

Piden al gobierno de Ada Colau en Barcelona una calle con el nombre del agente de la Guardia Urbana asesinado por ETA. El sindicato CSIF ha exigido hoy viernes, 4 de mayo, una vía pública con el nombre de Juan Miguel Gervilla en el distrito de Les Corts, donde estaba destinado el efectivo policial. La demanda ha llegado el día en el que la banda terrorista ha anunciado su disolución.

Según la agrupación, la más representativa en las administraciones públicas, la calle Juan Miguel Gervilla, que murió tiroteado por una célula de la banda criminal en Barcelona en 2000, serviría para recordar a "los agentes de los cuerpos de seguridad que murieron a manos de ETA y en recuerdo a todas las víctimas del terrorismo".

El PSC lo llevará a pleno

La propuesta del CSIF ha llegado horas antes de que el PSC anunciara una iniciativa similar. Los socialistas presentarán una propuesta en la sesión plenaria del distrito de Les Corts para cambiar el nombre de la calle Instituto del Frenopático por la de Juan Miguel Gervilla.

El cambio en el nomenclátor busca "restituir la memoria de la víctima y servir como homenaje póstumo" al agente. Además, el grupo socialista, que comanda Jaume Collboni, ha agregado que la denominación actual de la vía tiene una terminología "obsoleta y superada" en el ámbito de la salud mental y la realidad académica. 

Evitó un atentado con coche bomba

Cabe recordar que el agente Juan Miguel Gervilla murió tiroteado en la avenida Diagonal de Barcelona en el año 2000 tras acercarse a un vehículo averiado. El automóvil pertenecía a una célula de ETA. Sin ser conocedor de ello y en labor policial, el agente se ofreció para apartar el coche de la calzada, ya que obstaculizaba el tráfico.

Uno de los dos terroristas que viajaban en el vehículo disparó dos veces al agente de la Guardia Urbana, una en la cabeza y otra en el pecho. El efectivo, de 38 años, falleció en el acto, dejando mujer y dos hijos. Su último servicio evitó un atentado con coche bomba con 13,5 kilos de explosivo contra el periodista Luis del Olmo.