Menú Buscar
Gerardo Pisarello (d), primer teniente de alcalde y responsable económico del Ayuntamiento / CG

Pisarello dijo 'no' a una calle para Freddie Mercury pero sí para el 1-O

El 'número dos' de Ada Colau en Barcelona quiere una plaza '1 de octubre' y rebautiza vías monárquicas, pero rechaza el nombre de la estrella del pop

06.10.2018 14:21 h.
5 min

Gerardo Pisarello dijo no a una calle para Freddie Mercury en Barcelona, pero sí sopesa rebautizar una plaza como 1 de octubre. El primer teniente de alcalde de la Ciudad Condal y a la sazón presidente de la Ponencia del Nomenclátor se ha negado a darle una vía al exvocalista de Queen, fallecido en 1991.

En un día en el que el mundo político, económico y cultural ha recordado a la estrella del pop por la muerte de la soprano Montserrat Caballé, con quien Mercury interpretó la canción Barcelona, destaca la ausencia de puntos del espacio público dedicados a los dos artistas. Respecto al primero, Pisarello ha rechazado incorporar a Mercury en el callejero de Barcelona, igual que a David Bowie, quien murió el 10 de enero de 2016. Por contra, sí ha iniciado una cruzada antimonárquica en las calles, y sopesa incorporar referencias independentistas en las mismas.

El 1-O, "en estudio"

Gerardo Pisarello sí está dispuesto, por ejemplo, a que el nomenclátor de Barcelona sume una plaza con el nombre de 1 de octubre, en referencia al referéndum ilegal de independencia de Cataluña celebrado en 2017. Lo verbalizó el primer teniente de alcalde ayer viernes, cuando presentó la transformación de la avenida Borbó de la Ciudad Condal en dels Quinze, en referencia al precio del billete del antiguo tranvía que unía una de los cruces de este bulevar con la plaza Urquinaona de la capital catalana.

De hecho, el cambio de nombre de esta vía en el distrito de Nou Barris es la última ofensiva del Ejecutivo local de Barcelona en Comú (BComú) para eliminar el nombre de los Reyes de España del espacio público barcelonés. Empezaron los comunes cambiando el nombre de la plaza Juan Carlos I --la confluencia de la avenida Diagonal y el Paseo de Gracia-- por Cinc d'Oros, a raíz de una propuesta aprobada en el pleno municipal en 2015.

Avaló después Pisarello el nuevo nombre de la avenida Príncep d'Astúries por el de Riera de Cassoles. Muy polémico también fue el cambio de denominación de la calle Almirante Cervera en la Barceloneta por el de Pepe Rubianes. Durante la presentación de la nueva vía, la alcaldesa Ada Colau llamó "facha" a Cervera. Tras ello, Pisarello lo tildó de "reaccionario", ante la ira de los descendientes del marino y de la industria naval.

El PP de Barcelona pide una calle para Caballé

En este escenario de fuerte pugna política por los nombres del espacio común en Barcelona, el PP de Barcelona ha pedido hoy sábado una calle para Montserrat Caballé tras conocerse el fallecimiento de la soprano a los 85 años de edad. El grupo municipal que comanda Alberto Fernández Díaz considera que la malograda artista fue "una barcelonesa universal que ha proyectado como nadie la mejor Barcelona en todo el mundo y que merece este merecido homenaje de su ciudad".

En paralelo a esta petición, el grupo popular ha exigido también una despolitización del callejero municipal. Considera el PP de Barcelona que "la alcaldesa Ada Colau politiza el callejero y gesticula a favor del independentismo", ya que ha eliminado los nombres relacionados con la Corona o sopesa dedicar una vía al 1 de octubre, fecha en la que se celebró un referéndum ilegal de independencia en Cataluña en 2017.

En relación al nomenclátor, Fernández Díaz ha agregado que Colau "promueve una coronofobia podemita en el callejero en coincidencia con el independentismo". El electo en el segundo mayor consistorio de España ha pedido por último "más pluralidad en el callejero, ya que este se ha convertido en una herramienta al servicio de la causa republicana e independentista, con una falta de pluralidad absoluta".