Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La portavoz del Govern, Meritxell Budó / EP

Portazo de Budó a los rastreadores del ejército para atajar los contagios de coronavirus

La portavoz del Govern asegura que ya hay suficiente plantilla para este fin tras el último refuerzo de Salud

3 min

La portavoz del Govern, Meritxell Budó (JxCat), ha rechazado de nuevo la oferta de ayuda del ejército en Cataluña para lidiar con la crisis del coronavirus. La independentista ha asegurado que la ayuda de 2.000 efectivos de las Fuerzas Armadas que anunció el martes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, son un “apoyo para las comunidades autónomas que lo necesitan”. No es el caso, según su valoración, de la catalana.

“Nosotros desde Salud ya hemos incrementado los equipos”, ha remachado en una entrevista en RNE. La contratación de estos profesionales ha levantado polvareda durante el verano en el Govern. Primero, una investigación periodística sacó a la luz que se había encargado el servicio a Ferrovial por un contrato de urgencia. Más allá de la polémica económica, la falta de preparación del personal y los fallos en trazar los positivos llevaron al extremo los Centres d'Atenció Primària (CAP). El Ejecutivo los ha reforzado meses después sin dejar claro si ya se ha pagado la indemnización para resolver el contrato con la multinacional.

Críticas a Sánchez

Budó no ha entrado en estas consideraciones. Sí que ha aprovechado la entrevista para cargar contra la cifra de rastreadores del ejército que ha movilizado Sánchez. Ha valorado que 2.000 personas “no es una cantidad muy elevada” para repartir entre todas las regiones.

En cuanto a la posibilidad de decretar el Estado de Alarma, la portavoz ha matizado el primer portazo a la medida que dio el presidente catalán, Quim Torra. Ha apuntado que la Generalitat esperará a conocer “todos los detalles de la propuesta” para “estudiarla de forma detenida”. Señala que será entonces cuando “cabe o no” solicitar que se decrete en Cataluña.

Manifestación de la Diada

Budó sí ha incidido en otra de las controversias de la semana, la decisión del Govern de eximir la celebración independentista de la Diada de las medidas de seguridad para atajar la propagación de la Covid-19. La consejera ha asegurado que en estas marchas no se verán “imágenes como las de manifestaciones negacionistas e irresponsables” de Madrid. Asegura que los secesionistas sí se organizarán con distancia de seguridad, una medida que considera suficiente para evitar contagios.