Menú Buscar
La portavoz del Gobierno de la Generalitat de Cataluña, Meritxell Budó, en una comparencia / EP

El Govern apuesta por la "confrontación" con el Estado: "Es inevitable"

La portavoz del Ejecutivo catalán admite la mesa de negociación con el Gobierno pero insiste en la figura del mediador

4 min

La portavoz del Gobierno de Cataluña, Meritxell Budó, apuesta por la confrontación con el Estado y la considera “inevitable”. “Mientras haya exilio, prisión y represión, la confrontación no se puede evitar”, asegura refiriéndose a los políticos catalanes fugados de la justicia y los encarcelados por malversación y sedición.

La también consejera de Presidencia, que se autodefine como “pragmática", como ya hizo Roger Torrent, asegura que si no se afronta la situación catalana desde la confrontación desconoce “dónde está el pragmatismo”.

Reunión con mediador

Antes de realizar estas declaraciones, en una entrevista en Radio 4, Budó ha defendido la mesa de diálogo con el Estado que ERC pactó con el PSOE y la reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra del 6 de febrero.

El amago del presidente del Gobierno de cancelar el encuentro, tras el anuncio de la convocatoria de elecciones en Cataluña, le sirve a la portavoz del Gobierno para volver a insistir en la figura de un mediador en la mesa de negociación. “Queremos que se pueda hablar de todo y hacerlo con garantías”, insiste para recalcar lo que los independentistas de JxCat quieren poner sobre la mesa: “La autodeterminación y el fin de la represión”.

Sin candidato

Estos dos puntos son los que marcarán el discurso de la campaña de los posconvergentes. “Nuestra estrategia es gobernar un país y seguir trabajando para obtener el derecho de autodeterminación”, matiza la portavoz del Govern. Asegura que “el modelo autonomista no es válido para Cataluña, que no pide un Estatuto o mejor financiación, sino el derecho a la autodeterminación”.

Pese al discurso de precampaña, Budó admite que JxCat no tiene candidato aún. Con Torra inhabilitado y amagando con no presentarse, ella prefiere apostar por Carles Puigdemont, fugado de la justicia.

Decepción

Sobre la inhabilitación del presidente de la Generalitat como diputado, la consejera de Presidencia lamenta que le “decepcionó no poder llegar a un acuerdo” previo. Acusa directamente a “la Mesa del Parlament y a su presidente”, Roger Torrent, de haber tomado la decisión minutos antes del pleno del lunes pasado.

“Hemos permitido que una institución o administración como la Junta Electoral Central (JEC) ejerza unos derechos que solo tiene el Parlamento de Cataluña”, critica la portavoz del Govern, y avanza que el presidente catalán presentará un recurso de casación ante la decisión de la JEC.

Relación con ERC

En cuanto a la relación con Esquerra, Budó admite: “Hace tiempo que tenemos estrategias diferentes y eso se evidenció el pasado lunes. Fue una imagen que a la gente no gustó”. En cambio, aboga por un futuro gobierno secesionista en el que la presidencia “debe ser para la fuerza más votada".

“Unas nuevas elecciones volverán a dar una nueva victoria de los independentistas”, afirma convencida, y tiene claro que es “bastante imposible un pacto con el PSC” y JxCat como el que se produjo en la Diputación de Barcelona. “La gente no entendería que las fuerzas independentistas no nos entendamos”, asegura, tendiendo la mano a los republicanos. Hasta que llegue este escenario, el Parlament debe aprobar unos presupuestos que permitan a Cataluña sacar algunos asuntos pendientes adelante, porque reconoce que están “igual que hace diez años”.