Menú Buscar
Imágenes de las cargas policiales de los Mossos d'Esquadra en Girona / MOSSOS D'ESQUADRA

Buch se posiciona ahora al lado de los Mossos y pasa de Torra

El consejero de Interior de la Generalitat se desmarca de las críticas que el 'president' vertió contra la policía autonómica después de las cargas de Girona y Terrassa contra los CDR

10.12.2018 18:23 h.
4 min

El consejero de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha comunicado a los comisarios de los Mossos d'Esquadra que la actuación policial ante las protestas de los radicales independentistas son "globalmente correctas" y que no va hacer ningún cambio en la estructura de la policía catalana, pese al ultimátum del presidente Quim Torra tras las cargas contra grupos violentos que intentaban boicotear un acto de Vox.

El conseller ahora cambia de opinión y sí que ve correcto el dispositivo policial del pasado jueves. Así lo ha comunicado en un encuentro con la cúpula de los Mossos. En la reunión, Buch ha hecho autocrítica ya que se ha abierto una crisis política tras las declaraciones de Torra, quien expresaba su malestar con la policía autonómica por las cargas del pasado Día de la Constitución contra los autodenominados CDR.

Buch se retracta

Buch ha aprovechado el encuentro para mostrar su confianza en los Mossos d'Esquadra. Además, ha apuntado que se debe aislar a los Mossos de los debates partidistas. El consejero ha reconocido que tras hacer una reflexión más profunda, la actuación policial del pasado jueves ha sido correcta.

Esta reunión se ha producido por el malestar que el cuerpo catalán había expresado tras la quejas del presidente Torra. Buch ha vuelto a reiterar su apoyo a la labor policial de los Mossos y a su institución. Finalmente, ha pedido disculpas por el ambiente que se ha producido después de que el Govern cuestionase a la policía catalana.

Exigencias de Torra

A la vista de la actuación policial del pasado jueves, en la que los agentes de los Mossos cargaron contra los radicales independentistas que intentaron impedir la celebración de los actos de Vox en Girona y Terrasa, el president exigió a Buch que hiciera cambios en la estructura de la policía catalana y amenazó con que si no le convencían las explicaciones él mismo tomaría cartas en el asunto.

Poco después de estas declaraciones, fue el propio Buch el que también cargó contra los agentes ya que indicó que algún agente de los Mossos se había extralimitado, y anunció que abriría una investigación interna. También apuntó que algunas "imágenes" no se corresponden con el modelo de policía que quiere el Govern.

Reunión discreta

Tanto Buch como Torra tuvieron ayer una discreta reunión de la que solo ha trascendido que revisaron las imágenes de la actuación policial y que acordaron que se potenciarían las mediaciones ante las movilizaciones violentas para evitar que la policía tuviera que actuar.

Así, el consejero de Interior se ha visto obligado ha desplazarse a la sede central de los Mossos d'Esquadra para pedirles disculpas y mostrar su confianza ante el malestar que los agentes habían mostrado tras las declaraciones de los dirigentes independentistas. Unas declaraciones a las que se habían sumado centenares de usuarios de las redes sociales que reclamaban purgas en las filas del cuerpo policial.

Mala praxis

Finalmente, ha pedido que los Mossos hagan una reevaluación interna sobre lo ocurrido, como hacen siempre, y adopten las medidas que consideren necesarias si detectan o constatan algún caso de mala praxis policial. 

En el encuentro, Buch también ha destacado la necesidad de que la sociedad catalana trabaje para aislar a los violentos.