Menú Buscar
Miquel Buch, consejero catalán de Interior, en el Parlamento catalán / EFE

Buch esquiva un acto oficial para evitar un escrache

El Consejero catalán de Interior se ausenta de la Convención de Bomberos, que mutó en 'akelarre' independentista

26.10.2019 15:25 h.
3 min

El consejero catalán de Interior, Miquel Buch, evitó ayer por la tarde acudir a un acto oficial para evitar ser abucheado. El titular de Interior se ausentó de la Convención de los Bomberos de la Generalitat de Cataluña con el fin de esquivar un boicot que habían preparado los independentistas. A falta de la presencia del conseller, el acto mutó en akelarre secesionista.

Fuentes cercanas al acto han explicado que Buch, a quien se esperaba en Valls (Tarragona) junto al presidente catalán Quim Torra, se ausentó del evento celebrado en la localidad tarraconense. Sí acudió el propio Torra quien, a diferencia de actos anteriores, evitó el alto voltaje político en su discurso. Sí apostó por hablar de la secesión catalana Agustí Gatell, jefe de la División de Planificación y Gestión de Interior.

Concentración en la puerta

Gatell pronunció un connotado discurso ante un centenar de bomberos de parques de Tarragona y Lleida. El acto sirvió para repartir medallas a los efectivos antiincendios de esta zona, antes de repetir el acto en la región Metropolitana Sur de Barcelona.

buch escrache bomberos
El presidente catalán, Quim Torra (d), en la Convención de Bomberos de la Generalitat de la que se ausentó Miquel Buch / CG

No obstante, la bronca política por la crisis catalana sobrevoló la celebración. En el exterior del recinto se concentró un grupo de independentistas, entre los que había personas afines a los radicales detenidos en el último ciclo de protestas en Cataluña. Los nacionalistas esperaban para abuchear a Buch, pero éste no se presentó.

Ambiente caldeado

De hecho, la Convención se había caldeado en días previos por obra del grupo casteller Colla Vella dels Xiquets de Valls. Anunció esta agrupación cultural que había sido invitada a alzar un pilar en el exterior del evento. Recalcó que si acudía Miquel Buch, se abstendría de elevar el castillo.

Finalmente, la ausencia de Buch permitió celebrar el acto con normalidad. Las fuentes consultadas destacan que la entrega de medallas se ciñó a guión, salvo por los discursos.