Menú Buscar

Buch sale de Interior escoltado por los antidisturbios

El consejero abandona el cuartel general de la Consejería protegido por la Brigada Móvil ante la furia de los Mossos d'Esquadra que le esperaban

20.12.2018 07:35 h.
4 min

Sus propio agentes le tuvieron que escoltar. Miquel Buch salió ayer por la noche protegido de la sede de la Consejería catalana de Interior en Barcelona por la furia de unos 200 efectivos de los Mossos d'Esquadra, que le esperaban fuera del edificio reivindicando mejoras laborales.

Según han informado los sindicatos, el titular de Interior tuvo que salir protegido de cuartel general de la Consejería, situada en la confluencia del Paseo de San Juan con la calle Consejo de Ciento, sobre las 22:21 horas de la noche. Buch abandonó el inmueble en un vehículo gris, al que abrieron paso efectivos de la Brigada Móvil de los Mossos. Estos funcionarios le separaron de dos centenares de agentes, que lo increparon y lo tildaron de "cobarde" por no dar la cara ante la protesta y atender sus reivindicaciones.

Crisis enquistada...

La polémica salida del también exalcalde de Premià de Mar (Barcelona) de la Consejería se produce en pleno conflicto entre la cúpula del departamento y las bases de los Mossos d'Esquadra. Los agentes reivindican mejoras laborales, como la equiparación salarial con los Bomberos de la Generalitat de Cataluña y el retorno de las pagas extra de 2013 y 2014. Hasta el momento, el Departamento no ha accedido a las demandas de colectivos como MosS.O.S, que la semana pasada se encerraron en la sede de Interior para forzar una negociación exitosa.

Asimismo, los Mossos exigen que cese la politización del cuerpo. Lo pidieron ayer ante la sede del departamento y lo habían exigido por la mañana ante el Defensor del Pueblo en Madrid, ante el que entraron un escrito. Los agentes denuncian que se quiere imprimir un viraje ideológico al cuerpo desde la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 en Cataluña. Prueba de ello sería el intento de purga que ordenó Quim Torra en el cuerpo tras las cargas policiales en las protestas contra la Constitución española el 6 de diciembre, que finalmente no se produjo por la oposición en bloque de sindicatos, oposición y el propio Buch.

...a las puertas del Consejo de Ministros

Todo ello se produce antes de un día marcado en rojo en los calendarios político y policial: el viernes 21 de diciembre, cuando se celebrará un Consejo de Ministros en la Llotja de Mar de Barcelona. Los Mossos informaron recientemente de que trabajarían como lo hacen habitualmente para garantizar la seguridad de los miembros del Gobierno y el orden público. No obstante, desde el Govern de la Generalitat de Cataluña se azuza la tensión contra la reunión gubernamental.

En total, los Mossos desplegarán unos 1.000 agentes ante la Llotja para garantizar la seguridad en el histórico inmueble del siglo XIV. Asimismo, el Ministerio de Interior movilizará unos 6.000 efectivos del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) y la Guardia Civil en toda Cataluña para atajar las posibles algaradas callejeras. Todo ello busca parar las protestas de radicales como los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR), que han avisado de que buscan reventar la reunión ministerial, en la que se aprobará un aumento del salario de los funcionarios y el incremento del salario mínimo interprofesional (SMI).

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información