Menú Buscar
Margaritis Schinas es el portavoz de la Comisión Europea.

Bruselas precisa a Margallo que el preacuerdo es legal

El portavoz de la Comisión europea dice que "hay cierta arquitectura diferente" en lo pactado, pero no está fuera de la ley porque se respetan los derechos de los refugiados

Redacción
2 min

La Comisión Europea ha defendido que el acuerdo alcanzado el lunes pasado entre los líderes de la UE y Turquía para deportar a este país a todos los inmigrantes que lleguen a Grecia, incluidos los refugiados sirios, es un acuerdo legal, después de que esta misma mañana el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, asegurara que es "inaceptable" para España por ser contrario a la legalidad internacional, a la Convención de Ginebra y los Tratados europeos.

"Para la Comisión, el preacuerdo que fue aprobado el lunes pasado es un acuerdo legal. El presidente mismo (por el presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker) lo afirmó en la Cumbre y en la rueda de prensa", ha expresado el portavoz de la Comisión Europea Margaritis Schinas.

Aún no está cerrado

El portavoz comunitario ha insistido en varias ocasiones en que se trata de un preacuerdo, y no de un acuerdo final. "La terminología es importante", ha señalado antes de asegurar que la actual es una "fase de transición" y de pedir "paciencia". "Mejor hacer una evaluación al final del proceso que en el medio", ha afirmado.

En rueda de prensa, Schinas ha apuntado que los derechos de los demandantes de asilo están garantizados, a la vez que ha destacado el hecho de que "hay cierta arquitectura diferente", pero esto "no quiere decir que sea ilegal".

En este sentido, ha citado las palabras pronunciadas por Juncker el lunes pasado, en las que subrayó que el acuerdo es "legalmente viable y una buena opción". Al mismo tiempo, el presidente del Ejecutivo comunitario aseguró que era necesario más debate sobre cómo reorganizar el reasentamiento, a la vez indicó que los líderes habían acordado "el principio" y que el Consejo Europeo debería ultimar los detalles.