Menú Buscar
Bruno Sánchez-Andrade, candidato de Volt en España

Bruno Sánchez-Andrade: "Nuestra primera identidad es la europea"

El candidato de Volt en España, el primer partido paneuropeo, apuesta por luchar "contra todos los nacionalismos" que amenazan la integración del continente, y aboga por políticas progresistas

14 min

Bruno Sánchez-Andrade (Oviedo, 1981) es un astrofísico español y exasesor del Banco Mundial que ha decidido dar el salto en política. El partido elegido es Volt, un experimento paneuropeo que concurrirá en ochos países de la Unión Europea con el mismo programa en cada país. El partido tiene una edad media que no supera los 30 años. Se trata de jóvenes preparados, de la generación Erasmus, preocupados por el auge de los populismos y los nacionalismos que afectan el porvenir del viejo continente.

--Tiene un currículum admirable: NASA, Banco Mundial... En la actualidad cuesta encontrar perfiles preparados que quieran entrar en política. ¿Qué le empuja a entrar? ¿Es un idealista?

Soy un posibilista. Otro mundo mejor es posible si, y sólo si, lo queremos y actuamos. Trabajar en varios sitios, países y culturas me ha reforzado ese compás moral de colaborar para mejorar lo que tenemos. De aportar lo que pueda en conjunto con otros expertos. Más aún con el cambio climático, la automatización de los trabajos, la revolución digital, los extremismos nacionalistas... es obvio que nos enfrentamos a varios desafíos importantes. A un momento de cambio, y que estos desafíos pueden traer sombras. Esto puede servirnos para ponernos las pilas y convertir los desafíos en oportunidades.

--¿Cuáles son estos desafíos?

Debemos ver cómo crecemos como sociedad sin contaminar el medio ambiente, utilizar los robots para trabajos manuales repetitivos que nos permitan dedicarnos a otras cosas más interesantes. He viajado y trabajado como dices en muchos sitios, y por eso me doy cuenta de lo mucho que podemos ganar si trabajamos juntos, sin convertimos la diversidad en ventaja, si nos damos cuenta de los privilegios democráticos e identidad europeísta que tenemos y por la que tantas personas han luchado tanto.
 

Mitin BrunoSanchezAndradeBruno Sánchez-Andrade, candidato de Volt al Parlamento Europeo

--Ponéis prácticamente en el mismo nivel el peligro de los populismos y del plástico.

Los populismos son un problema grave, pero de solución clara: dar luz a su incoherencia y mercadeo del miedo y falsas promesas. Más aún, el populismo tiene la peculiaridad de despertar una especie de reacción alérgica en la gente que ve a través del disfraz. Nuestra tarea es animar a todas esas personas que sienten ese rechazo al populismo que actúe, que vote. Por otro lado, el cambio climático, dejar de contaminar es, sin duda, el mayor desafío que ha afrontado la humanidad. Cierto es que no ha sido el más aparente o inmediato, pero poco a poco se ha convertido en desafío existencial. Nunca hemos vivido en una Tierra con este nivel de contaminación. Si seguimos necesitando contaminar para desarrollarnos como sociedad tenemos los días contados. Si, sin embargo, aprendemos a vivir, producir, alimentarnos, movernos, sin contaminar, no sólo nos irá mejor, sino que seremos mucho más felices, tendremos más salud, más espacios verdes, más trabajo... Es una decisión obvia que nos enseñan las generaciones más jóvenes, como la activista Greta Thunberg.

--Los representantes de las instituciones europeas deben hacer también autocrítica por el auge de los populismos y del euroescepticismo? ¿Cómo democratizarías Europa?  

Volt es democrático internamente: ningún candidato lo es a dedo, nadie tiene más de un cargo en el partido, tenemos los cargos limitados en tiempo. Practicamos lo que proponemos. Por otra parte, Europa es una democracia, nadie duda esto. Pero también es cierto que sólo tenemos elección directa de los europarlamentarios que, además, tienen sesgadas funciones si se compara con la de otros Parlamentos. Por ejemplo, no tienen capacidad de empezar debates de leyes. Más aún, tenemos el Consejo Europeo y el Consejo de la Unión Europea con una, en nuestra opinión, innecesaria complejidad de estructura o normativa. Si queremos que la identidad europea, que sí sabemos que existe, se active, necesitamos simplificar su funcionamiento. Que se parezca más a las democracias que tenemos en países miembros. Más elección directa, más rendición de cuentas directa. Es exactamente esa visión de democracia más activa la que nos lleva al objetivo de una Europa federal. Donde no existan estas innecesarias capas de burocracia, donde seamos todos los ciudadanos los que definamos Europa, no una jubilación de oro para políticos que no conocemos.

--¿Los jóvenes están más atraídos por el populismo que los adultos? 

No creo que sea un tema de edad. Es más un tema de incertidumbre y frustración. Es innegable que hay razones para sentir incertidumbre por los desafíos que contaba antes. Frente a esta incertidumbre los populistas la alimentan creando demonios donde no los hay, creando falsas esperanzas de un pasado que nunca va a volver, y diciendo exactamente lo que quieres oír. Es natural sentirse atraído por esos falsos mensajes, ese mercadeo del miedo. La posición responsable es, sin embargo, entender la situación, escuchar a quienes están más afectados, trabajar juntos en soluciones. 

--¿Me puede decir tres asuntos que hayan mejorado nuestra calidad de vida gracias a la UE? 

El periodo de paz más longevo de Europa (con alguna excepción donde no hemos sabido actuar, como los Balcanes), ayudas e inversiones en toda España (como las agrarias, los trenes de alta velocidad, la construcción de edificios públicos…) O, por ejemplo, mecanismos europeos de rendición de cuentas, como la lucha anticorrupción o malversación de fondos. Europa está sacando los colores a los incumplimientos de nuestro gobierno en estas materias (somos el país con más multas). 

--¿Cómo ve el caso de Puigdemont y qué propone Volt para combatir el relato del nacionalismo catalán en Europa? Los anteriores gobiernos han hecho dejación de funciones en este asunto. 

Del procés, incluido Puigdemont, prefiero decir lo más mínimo. Estamos en contra de todos los nacionalismos. El teatro que están montando ambas partes en este tema no hace más que quitar espacio para hablar de otros temas muchísimo mas importantes, como la corrupción, la participación ciudadana, la Sanidad, el transporte, discriminación a minorías, recursos para investigar...

--¿En qué familia de Europa os quisiérais adherir en caso de tener representación? 

Esa es una decisión que tendríamos que tomar todos juntos como Volt. Somos un único partido europeo, y este tipo de decisiones se han de tomar en conjunto. Es cierto que ningún otro programa refleja nuestra identidad europea que nos define, pero también es cierto que hay varios grupos donde nuestro programa solapa parcialmente. Quizás en un grupo, quizás en varios a la vez desde nuestros diferentes países.

--¿Es más peligroso Puigdemont o Abascal para Europa? 

Ninguno de los dos son peligrosos. Lo peligroso es que atraigan votos con polarizaciones destructivas o se usen como cortinas de humo para no hablar de otros temas. Respecto al contenido de sus alegatos, nosotros estamos en contra de todos los nacionalismos, todos.

--¿Es factible armonizar el régimen fiscal a escala europea? ¿Económicamente sois intervencionistas o liberales? 

Las etiquetas traen mucho equipaje, sobre todo en política, y más aún cuando queremos poner la misma en toda Europa. Ser “liberal” en España no es lo mismo que en Reino Unido, Suecia o Hungría. Socialmente queremos igualdad de oportunidades para todos, queremos luchar contra las desigualdades, contra la corrupción. También queremos apostar por crear valor desde las empresas, para facilitar y atraer inversiones en el sector privado. Creemos en una tasa corporativa en toda Europa del 15%, una imposición del 3% por presencia digital, o tributos directos al presupuesto europeo cuando los servicios son paneuropeos. Si me pides que me moje, diría que somos progresistas socialmente y tendemos a liberales económicamente. 
 

AccionCalle VoltEuropaUna acción llevada a cabo por Volt en la calle

--¿Os sentís más cercanos al PSOE o a Cs? ¿Qué cualidad le ven?  

Nuestra primera identidad es la europea, por eso diferimos fundamentalmente con cualquier otro partido. Es cierto que el PSOE tiene una parte social muy fuerte, y que Ciudadanos se define como progresista. Es difícil saber mucho más en términos de programa, porque sencillamente sus programas no están disponibles, más allá de un escueto decálogo. Nuestro programa lleva disponible desde noviembre, junto a los mecanismos para conseguirlo, el impacto presupuestario y el objetivo que persiguen.

Del PSOE, destacar que han sido parte inicial --junto con otros-- de la democracia en España, nos han abierto el camino y su programa social solapa en parte con el nuestro. De Cs, destacar lo difícil que es crear y hacer crecer un partido nuevo, ilusionar con un proyecto político. Ellos, junto a Podemos, rompieron la baraja del bipartidismo en España. Y eso es bueno. Además, tiene que ser difícil gestionar un proyecto tan centralizado y personalista.

--¿Es posible crear unos Estados Unidos de Europa?  

Según avancemos veremos la forma que debe tomar. Pero caminar hacia una Europa federal es realizar el sueño que creó Europa en sus comienzos. Una identidad europea merece una unión de gobierno democrático que garantice la igualdad de oportunidades para todos los europeos.

--¿Cuál es vuestro pronóstico para el 26M?  

Llegamos con expectativas de entrar en el Parlamento, desde varios de los 8 países donde nos presentamos y que al hacerlo demostremos dos cosas: por una parte, que otro tipo de política es posible, con más democracia interna, con menos personalismo. Por otro, demostrar que ha llegado el momento en que la identidad europea tiene al fin un partido político europeo, que nos defiende a todos los europeos. Desde España, nuestra expectativa es tener un eurodiputado, quizás dos. Dependerá de si somos efectivos a la hora de que la gente nos conozca.

--¿Cuál es la edad media de su partido a escala europea? 

No recuerdo exactamente, pero en Europa debe andar en torno a los 30 años o menos. La mayoría estará en los 20 y 30, pero también tenemos gente con más años, hasta nuestro miembro más longevo, que tiene 92. En España es parecido, un grupo joven, aunque también tenemos grupo muy activo, motivado y motivante de jubilados, como en Galicia.