Menú Buscar
Mireia Boya, expresidenta del grupo parlamentario de la CUP, a su llegada al Tribunal Supremo para declarar ante el juez por su presunta participación en el 'procés' / EFE

Boya sale del Supremo sin medidas cautelares

La exdiputada de la CUP asegura ante el juez que la DUI del 27 de octubre no fue "simbólica" sino que buscaba una "efectividad real"

5 min

Mireia Boya ha declarado este miércoles ante el Tribunal Supremo como imputada en la causa que investiga el procés. La expresidenta del grupo parlamentario de la CUP ha salido sin que ninguna de las acusaciones haya solicitado el ingreso en prisión ni otras medidas cautelares, aunque ha asegurado que la DUI del 27 de octubre no fue "simbólica" sino que buscaba una "efectividad real". Una efectividad que, según la investigada, suponía cumplir con un mandato de sus propias bases, pero que contradice la calificación de "simbólica" que dieron a la DUI en sus respectivas declaraciones en el Supremo varios exmiembros del Govern también investigados en este procedimiento.

La exdiputada ha comparecido ante el juez de instrucción Pablo Llarena durante poco más de una hora y solo ha respondido a sus preguntas y a las de su abogado. En el caso de las cuestiones planteadas por las acusaciones, se ha acogido a su derecho de no declarar. El magistrado amplió la causa el 22 de diciembre a un total de 28 personas, a las que se acusa de los delitos de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos.

“Cazar independentistas”

A preguntas de su letrado Boya ha afirmado que "agentes de paisano salieron a cazar con porras a los independentistas" con ocasión del referéndum independentista ilegal del 1-O y ha atribuido los destrozos de los vehículos de la Guardia Civil durante el asedio a la Consejería de Economía del pasado 20 de septiembre a los periodistas que cubrían la concentración.

A su salida del Supremo, la exdiputada cupaire ha asegurado que “no estoy satisfecha, porque todavía hay presos políticos, secuestrados por el Estado español”. Sobre el proceso judicial, ha dicho que “no tiene ningún sentido” y que “no es con la justicia que vamos a solucionar el conflicto político”. En su descripción de los que pasó en Cataluña, sobre todo en septiembre, octubre y noviembre, ha afirmado que fue un “proceso democrático avalado por las urnas”. Preguntada por los periodistas que se concentraban ante el tribunal sobre si la declaración de independencia del 27 de octubre fue simbólica, Boya ha dicho que la DUI “fue seguida de un golpe de Estado en forma de 155 y unas nuevas elecciones que hemos vuelto a ganar”.  

 

El ‘Comité Estratégico’

En concreto, el juez investiga si Boya formaba parte del llamado Comité Estratégico, que aparecía citado en el documento titulado Enfocats. En éste, se describía la hoja de ruta para declarar de forma unilateral la independencia de Cataluña y fue incautado en el domicilio del exnúmero dos de Junqueras en Economía, Josep Maria Jové.

En este sentido, Boya ha asegurado que “nunca hemos participado en este comité estratégico que se han inventado”. Su compañera de partido Anna Gabriel también estaba citada para declarar este miércoles, aunque su defensa solicitó aplazar la comparecencia ante el juez, finalmente fijada para el día 21 de febrero. Su paradero continúa siendo desconocido, aunque circularon rumores de que se encontraba en Venezuela. 

La llegada

Boya ha llegado al Tribunal Supremo a las 10.30 horas, media hora antes del inicio de su declaración. Allí, la esperaban una delegación de diputados de ERC y un centenar de simpatizantes provenientes de Barcelona y Lleida. La acompañaban la diputada de la CUP Natalia Sánchez, su abogado Carlos López y el secretario general de la Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC), Sergi Miquel

Los concentrados ante el tribunal han recibido a Boya a gritos de "no estás sola" y "ni un paso atrás". Entre los asistentes se encontraban los diputados de ERC en el Congreso Joan Tardà, Ester Capella y Teresa Jordà, además de la portavoz en el Senado, Mirella Cortés. También su compañero de partido David Fernández.