Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Laura Borràs, presidenta del Parlament, se niega a dimitir

Borràs se niega a dimitir: "Soy inocente"

La presidenta del Parlament rechaza el cese solicitado por la oposición y tilda de "degradación democrática" la investigación judicial en la que está imputada por corrupción

3 min

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, se niega dimitir. "Soy inocente", ha asegurado tras las peticiones de cese de los grupos de la oposición, a los que ha reprochado que defiendan la "presunción de culpabilidad". Ha asegurado que la dignididad que se le exige "la ejerzo cada día".

Las declaraciones de Borràs tienen lugar en respuesta a la petición de dimisión de todos los grupos, excepto Junts per Catalunya, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña haya concluido la instrucción de la causa por el fraccionamiento de contratos y haya mantenido la imputación por malversación, falsedad, fraude y prevaricación.

"Ejerzo el cargo con honradez"

Ha recordado que el 12 marzo 2021 "fui elegida para el cargo, consciente de la responsabilidad y honor que ello suponía. Soy consciente de que estoy sometida al escrutinio de mis acciones, aunque incluyan desaciertos, lo hago con honradez a favor de los derechos de los diputados"

"Pero hay circunstancias ajenas que me motivan a hacer esta comparecencia. El procedimiento judicial al que estoy sometida durante cuatro años toca a su fin. Hay voces que piden mi dimisión", ha añadido, para luego afirmar que no piensa cesar de su cargo. "Soy inocente. No tengo ninguna intención de dar un paso al lado, el paso al lado que me reclaman y exigen, con poca capacidad de disimular, a los que me quieren apartar de la vida pública", ha subrayado. Ha arremetido contra quienes contribuyen a "la degradación democrática" que, a su juicio, supone la investigación judicial, y defiende "la presunción de culpabilidad". Su caso, sostiene, no habría llegado donde está llegando si no fuera quien es, y ha negado que pida que se la absuelva por ser independentista: "Lo que censuro es que se quiera aprovechar la autoritaria actividad de la justicia española como excusa para apartarme políticamente. Lo que denuncio es que se quiera condenarme incluso antes de ser juzgada".

"No acabará bien

No obstante, ha confesado tener la sensación de que "difícilmente puede acabar bien un caso que empezó con una investigación prospectiva, en la que no se investigó unos hechos, sino una persona, y que ha continuado con un amplio catálogo de irregularidades procesales".

Se ha referido a los artículos del reglamento del Parlament que regula las causas de cese, entre ellas el procesamiento o la apertura de juicio oral. Un supuesto que fue introducido en la norma a petición de la CUP y que que Borràs considera irregular, en base a los informes jurídicos de la Cámara.