Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La secretaria general del Parlament, Esther Andreu, y la presidenta del Parlament, Laura Borràs, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

Borràs rechaza una auditoría externa sobre la selección del hijo de la secretaria del Parlament

PSC, ERC y CUP reclaman un informe externo sobre la polémica plaza de ujier obtenida por el familiar de Esther Andreu, pero la presidenta de la Cámara lo rechaza

4 min

Los miembros de la Mesa del Parlament de PSC, ERC y CUP han pedido a la presidenta de la Cámara catalana, Laura Borràs (JxCat), que encargue un informe jurídico externo para auditar si hubo alguna irregularidad en el proceso de selección en el que el hijo de la secretaria general del parlamento catalán ganó una plaza interina de ujier.

Fuentes parlamentarias consultadas por Efe han explicado que Borràs se ha opuesto "frontalmente" a la externalización de un informe jurídico sobre este caso porque considera que supondría una "desautorización" al cuerpo de letrados del Parlament.

Posible conflicto de intereses interno

Por contra, socialistas, republicanos y cuperos defienden que el análisis del proceso lo debe hacer alguien de fuera de la Cámara porque afecta a la máxima responsable de la Administración parlamentaria y, si el informe lo hace uno de sus subordinados, podría darse un conflicto de intereses.

Las discrepancias sobre este punto ha tensionado el tramo final de la reunión de la Mesa, que se había dado hasta este martes para analizar los documentos facilitados por la secretaria general, Esther Andreu, para justificar por qué no informó a este organismo de que su hijo optaba a un puesto de trabajo en la Administración que ella dirige.

Después de que tanto Borràs como los demás grupos le pidieran explicaciones sobre por qué había ocultado este hecho, Andreu entregó la semana pasada una carta explicativa en la que alegaba que no había considerado "pertinente" informar para preservar la "intimidad" de su hijo, y aseguraba que se había inhibido "verbalmente" del proceso.

Esta carta la acompañaba con un informe del departamento de recursos humanos que acreditaba que la secretaria general no había participado en la selección, pero que evidenciaba varias lagunas sobre cómo se había desarrollado el proceso.

Concretamente, no hay ningún documento que acredite cómo fueron elegidos los miembros del tribunal evaluador en ausencia de un documento de delegación que dé cumplimiento a las bases de la convocatoria, que establecen que uno de los integrantes del organismo calificador será la secretaria general o la persona en quien ella delegue.

Tampoco se concreta cómo se designó a la persona que relevó al letrado Ferran Domínguez en dicho tribunal cuando este abandonó la institución parlamentaria en pleno proceso.

PSC, ERC y CUP consideran que hay que disipar cualquier duda que persista sobre este proceso de selección para garantizar que no hay ninguna irregularidad susceptible de impugnación, y defienden que la mejor vía para hacerlo es a través de una auditoría externa que Borràs rechaza.

Ante la falta de acuerdo, la Mesa del Parlament se ha emplazado a seguir hablando del tema la semana siguiente.