Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Laura Borràs (i), en la toma de posesión de Esther Giménez-Salinas como nueva Síndica de Greuges

Borràs aprovecha la toma de posesión de la nueva Síndica para denunciar la "Justicia simulada"

La presidenta del Parlament, que se ha hablado de "excesos" y "trato inhumano" ha clausurado el acto tras conocerse la petición de prisión de la Fiscalía por prevaricación y falsedad

2 min

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha aprovechado la toma de posesión de la nueva Síndica de Greuges para arremeter contra la "Justicia simulada" y los "excesos de las autoridades". La líder de Junts per Catalunya ha presidido el acto de relevo de Rafael Ribó por Esther Giménez-Salinas, mientras se conocía la petición de penas de prisión de la Fiscalía, que la acusa de prevaricación y falsedad por fraccionar contratos.

En su intervención, plagada de referencias veladas a su situación, Borràs se ha despedido de Ribó, que ha estado 18 años al frente de la institución, y le ha agradecido su "servicio al país". Ha recordado los antecedentes histórico de la Sindicatura una figura medieval recuperada en democracia "dedicada al control de los excesos de las autoridades", reflexión que le ha permitido abundar en la denuncia de "Estado que trata a la ciudadanía con hostilidad" y la lucha contra el trato "inhumano y degradante".

Platón y Fuster

Borràs ha citado a Platón y su alusión a la "Justicia simulada", y a Joan Fuster, quien aseguraba que "la verdad no coincide con la Justicia". La presidenta de la Cámara catalana ha precisado que la arquitectura institucional catalana "no nace de la Constitución española", sino que se remonta a varios siglos atrás.

La líder de JxCat no ha disimulado su satisfacción ante el discurso de Giménez-Salinas, quien ha asegurado que la Justicia penal "debe ser el último recurso" y se ha mostrado favorable a la desjudicialización de los conflictos políticos.