Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), saluda al nuevo presidente de PDeCAT, David Bonvehí (i) / EFE

Bonvehí entona el ‘mea culpa’ por la falta de apoyos de las bases a Puigdemont

Reconoce los errores en la guerra abierta en la cúpula de la formación y reivindica estar al frente de un partido “limpio y transparente en el que podemos hacer lo que nos parezca”

22.07.2018 16:10 h.
4 min

El nuevo presidente de PDeCAT, David Bonvehí, ha asumido este domingo el fracaso que supone que el 30% de los participantes en la Asamblea Nacional de la formación hayan rechazado la propuesta de Ejecutiva. “Debemos reconoce que solo contamos con el 65,27% de los apoyos”, ha afirmado en el discurso de clausura. Además, ha reconocido que se han hecho “cosas mal”.

De entrada, el nuevo líder de la formación ha reivindicado las listas abiertas que dejan más margen de maniobra para elegir a los líderes. El gran objetivo de la propuesta alternativa que ha hecho un descosido a la propuesta de Carles Puigdemont que en el último momento ha añadido a representantes del sector de Marta Pascal, las dos almas del PDeCAT que han chocado en la asamblea de este fin de semana.

Reconocimiento a Pascal

“Las cosas son como son”, ha relatado Bonvehí, “estos días me ha tocado ejercer de colaborador y víctima de formar parte de un partido político”. Asegura que hay “herramientas que deben cambiar” en la formación para evitar que “nunca más nos encontremos con situaciones como las que hemos vivido hoy”. Es decir, en las negociaciones fallidas para evitar la batalla interna pública. La que se ha explicitado con la salida de Pascal de la Ejecutiva.

En su discurso también ha reivindicado el trabajo realizado por la hasta ahora coordinadora general en los últimos dos años. Asegura que ha dejado un “partido limpio y transparente en el que podemos hacer lo que nos parezca”. Además, ha prometido que ejercerá un liderazgo en el que intente “practicar la unidad con toda la transversalidad y fuerza”.

Apoyo a Puigdemont

En clave independentista, Bonvehí ha reivindicado el 1-O. “No me arrepiento de nada”, ha explicado, aunque sí que ha desgranado las tensiones que se vivieron en el PDeCAT en el procés. Ha confesado que él era partidario de aprobar la ley de transitoriedad nacional, la que implicaba el desarrollo de la república catalana, después del referéndum, aunque dio su brazo a torcer por la voluntad de la formación.

Incluso ha mandado un mensaje entre líneas a Puigdemont. Ha recordado al expresidente de la Generalitat que tanto él como Pascal le apoyaron sin dudas o reticencias tanto en las jornadas previas de la celebración del 1-O como en la declaración suspendida de la república que le prosiguió. El momento de mayor tensión del procés.

Dilución en Crida Nacional

El partido ha definido su futuro. Contempla la unilateralidad y el desarrollo republicano, pero no de forma inmediata y siempre con la búsqueda primero de un acuerdo. Aunque está llamado a perder peso como formación. PDeCAT se diluirá en la Crida Nacional, la propuesta de corte peronista que encabeza Puigdemont.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información