Menú Buscar
Bomberos de la Generalitat, durante una protesta independentista con esteladas / CG

El Govern se la envaina con el catalán en los Bomberos

La Generalitat de Cataluña renuncia a endurecer el nivel de lengua catalana para acceder al cuerpo tras las protestas de los aspirantes

28.01.2019 00:00 h.
6 min

El Govern ha dado marcha atrás con la exigencia de más catalán en los Bomberos de la Generalitat de Cataluña. El Ejecutivo autonómico de Quim Torra, cuyo Departamento de Interior, del que penden los efectivos antiincendios, está en manos de Miquel Buch, ha rectificado tras las protestas de los aspirantes a acceder al cuerpo.

El equipo de Buch se ha visto forzado a rebajar el corte para acceder a la próxima oposición a la escala básica del cuerpo de Bomberos, de 250 plazas, anunciada el 20 de diciembre de 2018 por el propio conseller. El gabinete de Buch, cuyo hombre en la Dirección General de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos (DGPEIS) es el bombero Manel Pardo, quería elevar el requerimiento de conocimiento de la lengua catalana de B2 a C1, lo que obligaba a los opositores a haber estudiado el bachillerato en Cataluña o a pasar un examen de idioma de un nivel Avanzado, según el Marco Común Europeo de Referencia (MCER).

Rectifica también con los méritos

El gatillazo del Govern con el catalán en un cuerpo ya muy politizado ha alcanzado también a otro capítulo: el de los méritos para ser bombero. La Generalitat planteó eliminar los méritos del proceso de selección, cribando a los aspirantes solo con la oposición (exámenes y pruebas físicas, aunque no la conducción, que se elimina). Ello impactaba directamente sobre el colectivo de auxiliares forestales o AOF, un millar en toda Cataluña, algunos de los cuales llevan más de diez veranos ayudando a los bomberos en las campañas de verano contra el fuego y, por ende, acumulando experiencia. Otros colectivos, como conductores o personal laboral, también resultaban perjudicados.

Miquel Buch, consejero catalán de Interior, avaló la propuesta de alzar el nivel de catalán en los Bomberos / EFE

Miquel Buch, consejero catalán de Interior, avaló la propuesta de alzar el nivel de catalán en los Bomberos / EFE

"Tras las protestas han dado marcha atrás, aunque a medias. En la última Mesa General de Función Pública el pasado lunes ya anunciaron que algunos méritos contarían, y que descartaban la nueva exigencia del catalán", ha explicado Elisa Grados, representante en el comité del personal laboral de Barcelona por UGT. Dicho y hecho, a finales de semana las bases de las oposiciones a bomberos salían publicadas en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC), ya sin ambas pretensiones. ¿Cómo quedan pues las pruebas? "El nivel de catalán es el de siempre. Y contarán parte de los méritos, como los cursos, la formación, los idiomas, el carné de conducir de camión y el certificado Actic de competencias tecnológicas", ha resumido la representante de la parte social.

Un cuerpo en conflicto

Cabe recordar que el Govern buscaba endurecer el nivel de catalán en un escenario para el cuerpo que tiene dos elementos de juicio importantes. Por un lado, la falta de efectivos, que ha llevado a los funcionarios a no realizar horas extra, una medida de presión del colectivo para que la Generalitat contrate a más personal, una reivindicación histórica. Lo cierto es que el conflicto ha llevado al cierre diario de parques antiincendios por falta de plantilla. Por el otro, la exigencia de conocer más catalán llega también tras conocerse que los Bomberos son uno de los estamentos de funcionarios más politizados en favor de la independencia. Aumentar el nivel de catalán era, pues, un paso más en esa dirección. "Y se hubiera dado la paradoja de que la nueva oposición habría tenido reglas diferentes a la que está en curso", se queja Grados.

Por otro lado, las nuevas reglas del Govern para incorporar a más bomberos al cuerpo perjudicaba directamente al personal de apoyo del cuerpo. Auxiliares forestales, efectivos voluntarios, conductores y otro personal que no son funcionarios pero sí apoyan al cuerpo llevan años acumulando puntos de cara a una oposición que se hacía esperar por mor de la crisis económica y los recortes de la administración. "Se quería desdeñar la experiencia de un personal --unas mil personas en el caso de los AOF-- que conoce, lisa y llanamente, cómo opera el cuerpo y cómo se apaga un incendio desde hace años. Ello hubiera redundado en menos horas de adaptación y formación. Ahora Interior rectifica, aunque a medias", ha remachado la activista.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información