Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El dramaturgo Albert Boadella denuncia que sufre ataques vandálicos por no apoyar al independentismo.

Boadella denuncia que atacan su casa por no ser independentista

El dramaturgo cuelga un cartel y explica que en el último año los vecinos de Jafre han realizado varios actos vandálicos en su vivienda sin que el ayuntamiento haga nada para impedirlo

Redacción
3 min

El dramaturgo Albert Boadella se ha cansado de que su oposición al independentismo en Cataluña le haya convertido en la diana de actos vandálicos y ha decidido pasar a la acción. El fundador y exdirector de la compañía de teatro Els Joglars colgó un cartel de grandes dimensiones en la entrada de su casa, en un municipio tranquilo de la comarca del Baix Empordá (Girona) denominado Jafre, en el que se puede leer desde varios metros de distancia: “Aquí crecían tres cipreses. Unos cobardes los cortaron una noche. Quieren imponer el pensamiento único en Cataluña”.

Los tres árboles crecían tranquilamente en las puertas de la finca. Así estaban cuándo Boadella abandonó la localidad para continuar con la preparación de Don Carlo de Verdi, la primera ópera del dramaturgo que se podrá ver en julio en San Lorenzo de El Escorial (Madrid). Pero al regresar no los encontró. Los vándalos los habían talado y arrojaron los restos dentro del jardín de la vivienda.

Dos ataques anteriores

No era la primera ocasión en la que la casa era objeto de “ataques directos”, en palabras de Boadella. “Lo primero que hicieron hace poco más de un año fue triturarme las chumberas después de unas declaraciones contrarias a la independencia de Cataluña. Después me llenaron el jardín de bolsas de basura”, declaró ante los medios que se acercaron a la finca.

Jafra es una localidad de 370 habitantes en la que el apoyo al independentismo es casi total, igual que en los municipios de su alrededor. Para no dar mala publicidad al municipio, Boadella relató que se puso en contacto con el alcalde tras los primeros ataques para pedirle que intercediera y los frenara. Explicó que el primer edil sabía de sobras quién era el culpable de los actos vandálicos, ya que su vivienda se encuentra en un “pueblo en el que todos se conocen”.

“No lo denuncié a la comisaría ni lo hice público en los medos, pero avisé de que si continuaba saldría a la luz”, añadió el dramaturgo.

El ayuntamiento se niega a recibirlo

Ha habido un cambio en el gobierno local de Jafre y la nueva alcaldesa ni siquiera se mostró interesada en recibir a Boadella. “Le he pedido una reunión para hablarlo, pero la pospuso 11 días… en un pueblo de 370 habitantes. Entendí que no quería saber nada y le escribí una carta avisando de que me defendería haciéndolo público”, concluyó.

Boadella ha cumplido su palabra. ¿Cesarán los ataques contra su vivienda?