Menú Buscar
Roberto Bermúdez de Castro, secretario de Estado de Administraciones Públicas, durante su entrevista de hoy / CADENA SER

Bermúdez de Castro: pudo haber "otro tipo de malversación" en el 1-O

El delegado de Rajoy en la aplicación del artículo 155 alude a la falsificación o manipulación de facturas, así como al uso de instalaciones y servicios públicos en la preparación del referéndum

2 min

Roberto Bermúdez de Castro, secretario de Estado de Administraciones Públicas, considera que en el referéndum ilegal del 1-O pudo haber "otro tipo de malversación" que no fuera un gasto directo, pero sí algún tipo de manipulación o falsificación de facturas.

Así sale en apoyo de Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, quien aseguró el lunes que no se utilizó dinero público para el referéndum independentista, afirmaciones que han llevado al juez que instruye el caso del procés en el Tribunal Supremo, Pablo Llarena, a pedirle que aclare sus palabras.

El 'virrey' en Cataluña

Bermúdez de Castro es el hombre fuerte del Gobierno de Mariano Rajoy en Cataluña en aplicación del artículo 155, aunque deja las áreas de Interior y Hacienda más en manos de los respectivos ministerios.

Bajo esa premisa, el secretario de Estado ha recordado hoy ante los micrófonos de la cadena SER que cada semana la interventora general de la Generalitat catalana reporta datos y certifica –“según su saber y entender”-- que no ha habido gastos de ese tipo.

Manipular facturas

No obstante, ha admitido que se puede entregar una factura bajo el concepto de "servicios postales", por ejemplo, y luego "derivarla y manipularla" para dedicar el dinero a otro tipo de servicios, que es probablemente a lo que alude el informe de la Guardia Civil que se ha conocido hoy.

Además, ha indicado que la malversación no es sólo gastar dinero, sino que "son muchas más cosas", como "dejar" un edificio público o gastar luz.

Sobre la posibilidad de que se desbloquee la situación política para que se pueda formar Gobierno en Cataluña, ha opinado que dependerá de los "intereses personales" del expresidente Carles Puigdemont, quien, a su juicio, está tratando de forzar las cosas para que haya nuevas elecciones.