Menú Buscar
Soraya Sáenz de Santamaría y Roberto Bermúdez de Castro en una imagen de archivo / EFE

Bermúdez de Castro elogia la colaboración de Artadi y Aragonés durante el 155

El encargado de gestionar la intervención de la autonomía catalana reconoce la ayuda que recibió de los cargos de segundo nivel de la Generalitat

15.06.2018 12:48 h. Actualizado: 15.06.2018 12:48 h.
5 min

Roberto Bermúdez de Castro, que esta mañana aún era secretario de Estado para las Administraciones Públicas, ha elogiado a la actual portavoz del Govern de Cataluña, Elsa Artadi, y al vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Pere Aragonès, por colaborar "activamente" en la implantación del artículo 155 de la Constitución sin que tuvieran "obligación de hacerlo".

"El segundo nivel de la Administración, los secretarios generales, Pere aragonés, Elsa Artadi... Toda esta gente colaboró activamente en la aplicación del 155 y eran puestos políticos, puestos que perfectamente podían ser cesados y que no tenían obligación", ha afirmado en una entrevista en Onda Cero.

El hombre de la vicepresidenta

Martínez de Castro, que fue el número dos de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y quien pilotó la aplicación del 155 en Cataluña, ha explicado que "Artadi tenía un puesto en el Ejecutivo" de Carles Puigdemont "de coordinación de consejerías y era fundamental para llevar a cabo el día a día" de la intervención del Ejecutivo central.

"Colaboró con nosotros un mes. Es una persona bastante eficiente y con un conocimiento de la Administración bastante alto", ha destacado.

"Realmente, toda esa gente de segundo nivel, cuando hablabas con ellos con normalidad, todo el mundo estaba por normalizar la situación, todo el mundo decía que se había llegado demasiado lejos", ha añadido, para apuntar que "el tapón era Puigdemont y luego Torra".

Respuesta a Borrell

También ha  querido recordar al ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que efectivamente, las comunidades autónomas tienen representación fuera de España, pero se trata de oficinas turísticas y comerciales, no sedes políticas como la que despliega el Diplocat.

Esas oficinas del resto de autonomías cuentan con el aval del Tribunal Constitucional. "No. Otras comunidades tienen oficinas comerciales, turísticas o económicas, políticas solo tienen una que es la de Bruselas".

Volver a las andadas

En su opinión, "todos estos pasos que se están dando hacia la vuelta" al estado anterior al 155, "hay que controlarlos". El Gobierno debería aprovechar la reforma de la financiación autonómica para introducir controles, de modo que "las comunidades tengan algún tipo de atadura" para que "si con esa financiación llevan a cabo competencias que no le son propias, tengan algún tipo de penalización".

Sobre la posición de los independentistas, Bermúdez de Castro tiene "la sensación" de que "van a seguir con el lenguaje épico" pero "aprobaciones de leyes que les supongan problemas van a hacer pocas esta legislatura".

El 'procés' como forma de vida

Dice que en todo caso, "hay un problema" y es que "Torra está la línea Puigdemont" y si bien hay "un segundo nivel que sí está dispuesto a bajar la tensión", mientras ambos estén al frente no parece que eso vaya a producirse.

"Esa gente va a seguir al máximo nivel de reivindicación porque viven de eso. Hay mucha gente y mucho medio de comunicación que viven de eso, hay mucha subvención y mucha gente metida en este embolao", ha dicho en relación al independentismo.