Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid, durante su entrevista con 'Crónica Global' / PABLO MIRANZO (CG)

Begoña Villacís: "Madrid y Barcelona deben competir juntas ante el mundo"

La vicealcaldesa de la capital apuesta por la "cooperación" entre las dos mayores ciudades españolas y reivindica a Ciudadanos como "catalizador" de pactos tras el 14F

19 min

Begoña Villacís (Madrid, 1977) atiende a Crónica Global tras un encuentro con Foment del Treball. "La patronal más antigua de Europa, con 250 años de historia", recuerda la vicealcaldesa de la capital y miembro del comité ejecutivo de Ciudadanos. Los empresarios han despachado esta semana, en la recta final de la campaña electoral de las autonómicas del 14 de febrero, con la vicealcaldesa de Madrid. Le han trasmitido su malestar por las restricciones al comercio y la hostelería en Cataluña. Villacís ha escuchado a los patronos y ha aportado dos recetas. Una, la cooperación entre las dos grandes ciudades españolas. Y dos, el modelo Madrid, decisiones sobre la pandemia que protegen la vida, pero también la economía. 

--Pregunta. ¿Qué energía llega a Madrid de la campaña catalana?

--Respuesta. Las campañas catalanas son siempre distintas. En Cataluña, uno siempre tiene la sensación de jugárselo todo. En las últimas elecciones también nos lo jugábamos todo: se había producido el mayor reto constitucional en tiempos de democracia. La gente estaba harta y buscaba acabar con todo esto, que está consumiendo todos los esfuerzos y todos los recursos, y que realmente está generando una ruptura emocional. Ningún gobernante responsable debería promover la ruptura de esa manera. 

--¿Y ahora?

--En estas elecciones la sensación es de que te lo vuelves a jugar todo. No solo está sobre la mesa el reto del secesionismo, que es un reto deliberado a la totalidad de España, sino que ahora tenemos a un Gobierno que descansa en partidos independentistas. Tenemos a un Gabriel Rufián que reconoce el apoyo de Pablo Iglesias, en lo que él reconoce como una anormalidad inconstitucional. Y a todo esto se le añade la realidad. La realidad es a menudo lo que no se debate en la esfera política. Y la realidad es que ahora hay gente que no sabe si va a comer mañana, va a poder abrir su negocio o mantener el empleo. Esa es la realidad. Y recordemos, la realidad siempre se impone. Y aquí déjeme decir que creo que la política que está haciendo el Gobierno de la nación es absolutamente desastrosa. 

--¿En qué sentido?

--Está destruyendo el país, está matando el tejido empresarial. El Gobierno está consiguiendo que el empleo se vaya a unas cotas que van a ser difíciles de revertir cuando no gobierne. Con lo cual, se conjuga todo esto y volvemos a tener la sensación de que nos lo jugamos todo.

--¿Todo el país aguanta la respiración?

--Sí, es que no es solo en Madrid, es toda España, porque Cataluña desde luego es parte de España, claro. Estamos muy preocupados por Cataluña. Por ejemplo, en la capital siempre se ha interpretado a Barcelona como un aliado, no como un rival. Las dos ciudades tienen que competir conjuntamente. Porque tenemos valores distintos pero muy complementarios. Y juntos trabajamos y competimos mejor en un mundo que es muy competitivo. A nosotros, por lo tanto, nos va mucho que a Cataluña le vaya bien. Nos va mucho. Por eso la campaña [del 14F] es tan importante. 

--Ciudadanos ganó las últimas autonómicas en Cataluña, pero se formó un gobierno independentista. ¿Qué aportación hará su partido tras el 14F? 

--Cada voto a Ciudadanos vale muchísimo más. Por la mentalidad práctica a la hora de gobernar, pero también a la hora de votar. Ciudadanos vale mucho por su peso cuantitativo, pues es la fuerza mayoritaria en el constitucionalismo en Cataluña. Pero tiene también cada voto a Ciudadanos vale mucho por su peso cualitativo. Y este peso reside en la versatilidad. Es decir, el PP puede pactar con Vox o puede pactar con Cs. Vox puede pactar solo con el PP. Nosotros podemos pactar con todas las fuerzas constitucionalistas. Ahora mismo, lo que nos hace ofrecer muchísimas garantías ante un posible gobierno constitucionalista. Es lo que pasó en las anteriores elecciones: hay que recordar que el independentismo sumó. Roger Torrent no ofreció ser candidata a Inés Arrimadas. Y hay que recordar el origen de todo ese problema son el PP y el PSOE. 

Begoña Villacís: "Ciudadanos es el referente del constitucionalismo en Cataluña" / CG

--¿A qué se refiere?

--El PP y el PSOE han gobernado décadas y han sido incapaces, porque pensaban más en sus partidos que en España, de cambiar la ley electoral. Que es lo que supuso que el independentismo lograra menos votos pero más escaños. Ese es el problema que se produjo. Hay partidos que piensan más en su partido que en España. Ahora estamos ante una circunstancia nueva, y en esta nueva circunstancia el voto más útil es a Ciudadanos, por su valor cuantitativo, porque somos los más representativos,  y por el cualitativo, por la versatilidad que tenemos. 

--¿Ciudadanos votará a un Govern encabezado por Salvador Illa?

--¿Salvador Illa votaría un gobierno presidido por Ciudadanos? Yo creo que es la gran pregunta que hay que hacer. A Ciudadanos pocas preguntas hay que hacerle en materia de constitucionalismo. Nosotros hemos sido capaces de pactar con el PP, con el PSOE, hemos negociado unos Presupuestos con [Pedro] Sánchez. Nosotros hemos llegado a ofrecer la vía Arrimadas, sumando votos con el PP, para que Sánchez no tuviera que pactar con los populistas y los independentistas. A Ciudadanos pocas preguntas hay que hacerle en este sentido. Las grandes preguntas hay que hacérselas al PSC, que es impredecible. 

--Ponga un ejemplo. 

--El PSC ha optado por un candidato desertor, que es Illa. Illa es capaz de irse del puesto más estratégico en un país que está perdiendo centenares de vidas todos los días. Desertar y renunciar a esa responsabilidad define mucho a una persona. Hace unos días le escuchamos decir que no pactaría un gobierno con independentistas. Eso ya se lo oímos a Sánchez unos días antes de pactar con los independentistas. Si hay alguien que es impredecible, mentiroso, o que ha mentido directamente con respecto a lo que hará, ese es el PSC. Por eso la pregunta habría que hacérsela a ellos. 

--Hace pocos días, ha irrumpido la violencia [contra Vox] en la campaña catalana. Ustedes la han sufrido, 'Crónica Global' también. ¿Desestabilizará la campaña?

--La violencia es siempre inaceptable. Hay partidos que condenan la violencia cuando es en carne propia y callan cuando es en carne ajena. Hay un partido, nosotros, que la hemos condenado siempre. Llega un momento en que la sociedad no se puede inmunizar a eso. Es peligroso. Se habla con alegría de hacer un escrache, cuando solo se puede hablar así desde la lejanía. Porque vivirlo es otra cosa. Cuando estás en medio, cambia. Yo lo viví embarazada de nueve meses. Embarazada de nueve meses, el mundo entero te ayuda. Vas al Metro y se levantan para que te sientes. El mundo entero te cuida. Y aún así hay gente que acepta como normal que te agredan. Cuando alguien se encara contigo y empuja tu cuerpo, te agrede, eso no es aceptable en una sociedad que esté sana. Yo he condenado los escraches, sufra quien los sufra, Ciudadanos, el PP, Vox o Podemos o [el ministro de Fomento, José Luis] Ábalos

Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid / PABLO MIRANZO (CG)
Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid / PABLO MIRANZO (CG)

--Usted se ha reunido con el empresariado catalán. ¿Qué le han transmitido?

--Históricamente, desde Madrid se ha admirado al empresariado catalán. Es una de las cosas que más fuerza le ha dado a Cataluña, la calidad del empresariado: la creatividad, la capacidad de reinvención. Cataluña ha sido una de las tierras de emprendedores de España, sin lugar a dudas. Pasa mucho lo que también ocurre en Madrid: la gente que viene aquí renuncia a certidumbres para buscarse oportunidades. Y el maltrato al que se está sometiendo a los empresarios, que también son los trabajadores, porque los primeros crean los puestos de trabajo, es inaceptable. No entiendo como pueden aguantar. Sin ayudas de ningún tipo, sin bajadas de impuestos como la que hemos hecho desde el Ayuntamiento de Madrid, limitándoles, asfixiándoles. Creo que tienen un mérito enorme solo por mantenerse. Hay empresarios catalanes que hoy, un día como hoy, están valorando si se mantienen abiertos o cierran. Así que ellos son más conscientes que nadie, también sus trabajadores, que quizá están en ERTE, de que en estas elecciones se la juegan. Y las políticas del PSOE y Podemos los están llevando a la ruina más absoluta. 

--Alguien le dirá que el Gobierno ha aprobado medidas de acompañamiento como los ERTE. 

--Los ERTE fueron una medida paliativa buena para un momento dado: cuando se pensaba que la pandemia duraría dos semanas. Los ERTE a día de hoy no se sostienen, porque muchos de los empleos van a ser irrecuperables. Y si no se llega a esta conclusión, muchas empresas morirán. Así que hay que cambiar la normativa de los ERTE ya, para reconocer ese hecho, para que las empresas no tengan que devolver las cuotas si no pueden mantener un puesto de trabajo. Y segundo, se necesitan ayudas directas ya. No puede ser que estemos a la cola de Europa en ayudas a nuestros hosteleros. Porque limitaciones se entienden por el momento en el que estamos. Pero lo que no se entiende son limitaciones sin ayudas, que es lo que está ocurriendo en España. 

--¿Cómo es posible el 'milagro de Madrid' con la hostelería si la incidencia del virus ha sido, a grandes rasgos, equiparable a la de Barcelona?

--Es que no es un milagro madrileño, en todo caso será sanitario. Porque las decisiones que se han tomado son sanitarias: las estadísticas nos dicen que los contagios en la hostelería son mínimos. Son mínimos por una razón. Recuerde que los ayuntamientos no somos autoridad sanitaria, implementamos las decisiones que nos dicta la autoridad sanitaria. Y cuando nos llegaban estas medidas, hacíamos una reflexión: ¿qué sitio es más inspeccionable, un domicilio o un establecimiento de hostelería? Es así de sencillo. Cuando cerramos las puertas de nuestras casas ponemos nuestras reglas. Cuando entramos en un bar o restaurante, hay normas. Dónde sentarse, qué mesa elegir, el aforo o los equipos de protección individual que deben llevar los trabajadores. Todo es transparente y, además, inspeccionable y perseguible si se incumple. Y los datos demuestran que tenemos razón: la gran mayoría de contagios son en entornos familiares

Begoña Villacís habla de las diferencias y similitudes entre Madrid y Barcelona / CG

--Usted es vicealcaldesa de Madrid, ¿qué nota le pone a Ada Colau? ¿Les ha llamado la alcaldesa de Barcelona?

--Yo no soy de poner notas, porque me parece hasta de mala educación, si me lo permite. Pero si se la tuviera que poner, sería la misma que ella me pondría a mí. Porque nuestras políticas son radicalmente opuestas. Nosotros apostamos por mantener el tejido productivo, apostamos por nuestros comercios, apostamos por nuestros autónomos y por los trabajadores, que son nuestros vecinos. Queremos una ciudad próspera, una ciudad libre de okupaciones, lo reconozco, queremos una ciudad segura y sobre todo, una ciudad libre. Y para que haya libertad tiene que haber una serie de presupuestos: seguridad, prosperidad u oportunidad. Y eso se lo que nos ocupa en este momento. 

--Las gobiernos de las dos ciudades, ¿dialogan?

--Sí, nos han llamado. Sobre todo [el primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume] Collboni para determinadas cosas. 

--¿Madrid negocia con los inversores del Museo Hermitage?

--

--¿Y en qué estado están esas negociaciones?

--Están bastante bien. Nosotros tendemos la alfombra roja a toda oportunidad que nos viene. De hecho, el hecho de haber dicho que no aplicaremos la ley de okupación de PSOE y Podemos, no aplicar los límites al alquiler, o favorecer la iniciativa privada, lo demuestra. Hemos desbloqueado más proyectos urbanísticos que en los últimos 26 años. Con [la anterior alcaldesa, Manuela] Carmena aumentaron el precio del alquiler y venta de viviendas un 36% y un 43%, respectivamente, porque tenían la ciudad limitada. Si estrangulas la oferta y la demanda se mantiene estable, suben los precios. Nosotros hemos hecho todo lo contrario. Hemos relajado las restricciones a la oferta. Y ya se están destensionando los precios. Únicamente comunicando certidumbre jurídica, bajando los impuestos, no aplicando la ley de okupación, no limitando los precios de la vivienda, Madrid ya es hoy en día un destino muy atractivo para los inversores. Dicho lo cual, no quiero competir con Barcelona, no es mi objetivo. 

--Las dos mayores ciudades de España, ¿qué relación deberían tener?

--Muchas veces lo hemos hablado. No necesariamente a nivel político, pero a otros niveles sí compartimos muchas cosas. Mercamadrid habla con Mercabarna, nuestros mercados municipales hablan con los mercados de Barcelona, las asociaciones de comerciantes y hosteleros tienen diálogo entre sí. Son dos ciudades que, con lo bien conectadas que están, deberían presentarse como ticket ante el mundo. Porque juntas son un destino muy completo. Y no solo para el turismo, también para captar inversión internacional. Juntos somos mucho más competitivos ante el mundo. 

--El Gobierno acaba de aprobar en el Congreso un decreto sobre los fondos europeos. ¿Qué estrategia tiene Madrid para captar esos Next Generation?

--Ya estamos trabajando. De hecho, el área de Internacional depende de Vicealcaldía, precisamente. Lo que hemos hecho es conformar una mesa junto con Hacienda desde la que hemos comandado al resto de áreas que elaboren proyectos con una serie de características muy en la línea de los Next Generation. Que sean muy competitivos para atraer esos fondos europeos, lógicamente. Solo llegar al gobierno fuimos capaces de obtener Fondos Feder, y creo que lo que tiene que entender el Gobierno es el papel de las ciudades. Porque hasta ahora nos ha ignorado completamente. Lo digo porque la última vez que España tuvo acceso a fondos europeos, el dinero se tenía que gastar en siete años y la ejecución llegó solo al 35%. Un nivel bajísimo. Sin las administraciones locales, que son mucho más resolutivas a la hora de canalizar esas inversiones, no serán capaces de poder hacerlas. De ahí que de nuevo le reclame al Gobierno, denunciamos al Gobierno de hecho, por ser el menos municipalista que ha habido. Está muy poco preocupado por las ciudades, es muy poco sensible a nuestros problemas. Y recuerde que muchos de los temas para los que están pensados los fondos, como el medio ambiente, se cuecen en las ciudades. No comprendemos que se nos deje de lado.