Menú Buscar
Título de la imagen

BCN lidera de nuevo el grupo de municipios 'coleteros'

Colau ya ha llevado a cabo otras iniciativas parecidas

C.B.
3 min

El Ayuntamiento de Barcelona ha vuelto a encabezar una iniciativa común con otras capitales españolas gobernadas por listas vinculadas de una u otra forma al entorno de Podemos. El consistorio ha "liderado la redacción" de un manifiesto que se opone a las limitaciones que la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local (LRSAL) impone a los municipios en materia de salud. Pero que también propone medidas que superan en cualquier caso el ámbito de las competencias municipales. Barcelona ya ha liderado otras iniciativas parecidas desde que llegaron a la alcaldía BComú y Ada Colau.

El manifiesto, firmado por los ayuntamientos de Barcelona, Madrid –gobernado por Ahora Madrid y Manuela Carmena–, Zaragoza –Zaragoza en Común–, La Coruña –Marea Atlántica–, Santiago de Compostela –Compostela Aberta– y Córdoba –con gobierno municipal de PSOE, IU y Ganemos Córdoba–, aboga por "la derogación" de la RLSAL, aduciendo que "reduce la salud municipal a la competencia de 'protección de la salubridad'".

Los firmantes argumentan que, desde los ayuntamientos, hay otras "oportunidades especiales de promocionar la salud de sus habitantes", y apuestan por "la salud como eje transversal de la acción municipal", por la vía de introducir "la evaluación del impacto en salud de las políticas públicas", de "fomentar el uso efectivo y eficiente de los medicamentos" o abordar "nuevas perspectivas como la salutogénesis".

Política supramunicipal

El manifiesto, no obstante, también aborda cuestiones de política de salud de ámbito claramente supramunicipal. Como cuando pide garantizar una "cobertura universal" y "financiada por impuestos progresivos", o que los servicios sanitarios "que se pagan con dinero público deben ser de titularidad pública". El texto incluso se refiere al "derecho a la interrupción voluntaria del embarazo en el sistema público" o al derecho "a una muerte digna".

Ya en septiembre, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se proyectó como líder de la izquierda alternativa municipalista, al ejercer de anfitriona de la primera reunión de los ayuntamientos del "bien común", junto a los municipios firmantes del manifiesto contra la LRSAL, además de Cádiz, Badalona y Pamplona.

Anteriormente, Colau había abanderado la propuesta de cerar una red de ciudades-refugio para los refugiados de la guerra en Siria e Irak, adelantándose a las administraciones central y autonómicas en esta cuestión.