Menú Buscar
Folletos de antiguas campañas de C's.

Entre médicos y superhéroes

La iconografía de los inicios de C’s, poco que ver con su marketing actual

06.02.2016 00:00 h.
4 min

Ciudadanos presume de ser uno de los partidos que mejor se mueven en las redes sociales. Y la imagen que vende es la de unos candidatos bien preparados, elegantes, que cuidan su aspecto. Todo está cuidado al milímetro en el márketing de la formación naranja, que intenta vender una imagen aseada de un partido que presume de ser la punta de lanza de la nueva política.

Pero antes que los spin doctors tomaran las riendas de la mercadotecnia de Ciudadanos, y la homologaran con la de cualquier otro partido centrista/liberal del resto de democracias occidentales, hubo un pasado. Unos inicios en el que la imagen era más rompedora, y buscaba llamar la atención para romper el muro del silencio, por no decir el cordón sanitario, que el nacionalismo ambiente les aplicó en Cataluña.

Todo comenzó con un desnudo…

La mejor decisión que tomó el equipo fundacional de C's a la hora de afrontar sus primeras elecciones, las autonómicas catalanas del 2006, fue la de desnudar al candidato. Causó tal impacto ver en pelota picada al cabeza de una lista, para más señas joven y deportista, que incluso los medios nacionalistas que hubieran preferido ignorar al nuevo partido acabaron hablando de ellos.

El mensaje era muy simple: el candidato se desnuda porque C's quería convencer a los votantes de que no les importaba ni el lugar de nacimiento, ni la lengua que se hable, ni la ropa que se viste. Ni nacionalismo, ni cuestión de clase. Ciudadanía y punto. La fórmula funcionó y el "toma tres, TV3", que fue el lema de la noche electoral en la sede naranja cuando se confirmaron los tres escaños que consiguieron en el Parlament, resumió el apoyo de cerca de ochenta mil electores.

Doctor Rivera

Una vez gastado el cartucho de desnudar a su candidato/joven/deportista tocaba buscar otra fórmula para llamar la atención. Y los estrategas de Ciudadanos jugaron a médicos. Vistieron a Rivera de doctor, le pusieron un fonendoscopio e intentaron aplacar los males de la sociedad con el lema “¿Vas a seguir tragando? ¡Coge aire!”. Como contrapunto, una imagen de una radiografía de un tórax con todas las dolencias que aquejaban a España.

Fue durante la campaña para las elecciones del 2008 al Congreso, en las que un triunfante José Luis Rodríguez Zapatero consiguió que Carmen Chacón batiera todos los récords en Cataluña: 25 diputados. ¿Diagnóstico para C’s? Al Doctor Rivera se le fue el pulso del paciente. Zero points. Cero escaños. A pesar de encabezar la lista por Barcelona, los electores prefirieron a la cirujana Chacón. Eran los tiempos en los que el “cinturón naranja” en el área metropolitana de la capital catalana era una utopía.

Pero no solo fue Rivera la única estrella de la propaganda de C’s en sus inicios. En un muy celebrado folleto para conseguir nuevos afiliados recurrieron a uno de los paladines de la lucha contra el mal: Clark Kent. El “nadie podrá parar al ciudadano que llevo dentro” mostraba al alter ego de Superman en pleno proceso de descamisarse para convertirse en el hombre de acero. Imágenes de un márketing naíf que se fue y que será difícil que vuelva tras el triunfo de los profesionales de la comunicación…