Menú Buscar
Constitución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviética con la bandera independentista catalana.

De la RUI a la URSS

¿La Constitución de la URSS de 1977, solución para Cataluña?

5 min

Ahora que los independentistas catalanes sobrevenidos y los de toda la vida debaten entre la desobediencia sin más, el Referéndum Unilateral de Independencia (RUI) o el Referéndum Alternativo Mediopensionista (RAM) para buscar una reforma constitucional que sirva para retroceder dos ‘pantallas’ y avanzar una, es necesario buscar referencias internacionales que sirvan para conseguir un acuerdo en el camino a seguir. Como está de moda cuestionar la Constitución española de 1978 por haber construido una democracia “de baja calidad”, se ha analizado un texto constitucional que puede servir de base para una nueva etapa.

Contentará la CUP por su carácter progresista y revolucionario, a Esquerra porque proclama un modelo económico y así Oriol Junqueras se evitará futuros ridículos al mostrar sus escasos conocimientos en esta materia, a Artur Mas porque consagra un sistema similar al que rigió Convergència durante los buenos años de Pujol y a Mikimoto porque podrá mandar al ‘exterior’ (léase Siberia) a los no independentistas: efectivamente, se trata de la Constitución (Ley fundamental) de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas de 1977. Incluso gustará a los defensores de la Transición, al ser un texto de ‘su’ época.

Cláusulas anti-Rufián

“Artículo 60. Es deber y cuestión de honor para todo ciudadano de la URSS apto trabajar honestamente en la esfera de actividad que haya elegido, útil para la sociedad, y respetar la disciplina laboral. Eludir el trabajo socialmente útil es incompatible con los principios de la sociedad socialista”. Esta parte  será aceptada con alborozo por el sector de Esquerra Republicana de comarcas que no ven claro lo de ‘Súmate’, ya que es claramente una norma anti-Rufián y anti-Reyes.

El artículo 104 contiene otra cláusula anti-Rufián: “El diputado desempeña sus funciones sin abandonar sus actividades profesionales. Durante las sesiones del Soviet, así como para que pueda atender a sus funciones en otros casos previstos por la Ley, el diputado es eximido de sus obligaciones profesionales, con el derecho a la percepción del salario medio en su lugar de trabajo permanente”. Podría motivar que Eduardo Reyes y  Gabriel Rufián se declararan en huelga de hambre para evitar su aprobación y tener que renunciar a su generoso sueldo por el “salario medio” de su “lugar de trabajo”.

El artículo 63 sería aceptado por los alegres quema-contenedores, que recibirían formación en lo ‘suyo’ a costa de los Presupuestos del Estado: “El servicio militar en las Fuerzas Armadas de la URSS es un deber de honor de los ciudadanos soviéticos”. Aunque el 62 no sería bien visto por los nacionalismos centrífugos: “El ciudadano de la URSS debe velar por los intereses del Estado soviético y contribuir al fortalecimiento de su poderío y prestigio. La defensa de la patria socialista es deber sagrado de todo ciudadano de la URSS. La traición a la Patria es un crimen gravísimo ante el pueblo”. Debería reformularse. Tardà ya está en ello.

Derecho a descansar

Otra interesante aportación: el artículo 41 consagra “el derecho al descanso”, lo que asegura la adhesión de los miles y miles de funcionarios abnegados militantes de Convergència en las administraciones públicas al nuevo texto constitucional. Y como en el artículo 27 el Estado “vela por la protección, multiplicación y amplia utilización de los valores espirituales para la educación moral y estética de los soviéticos y para elevar su nivel cultural” queda claro que la persona indicada para esta misión será Francesc Homs. El apoyo de la todavía CDC será entusiasta.

A la CUP le fascinarán artículos como el 1 (“La URSS es un Estado socialista de todo el pueblo que expresa la voluntad y los intereses de los obreros, de los campesinos y de los intelectuales, de los trabajadores de todas las naciones y etnias del país”) o el 2 (“Todo el poder pertenece al pueblo”). Con un par de puntos destinados a la educación tribal de los niños o al fomento de métodos alternativos para la buena gestión de la menstruación seguro que se podrá superar el empate perpetuo de la asamblea de los anticapitalistas.