Cuando Pujol quería “recatalanizar” en vez de “andorranizar”

El Periódico desveló en 1990 la ‘biblia’ del nacionalismo catalán

Documento que circuló de consejería en consejería con el fin de ''recatalanizar'' a la ciudadanía.
19.03.2016 00:00 h.
5 min

El Periódico de Catalunya ha hecho algunos buenos servicios a la hora de destapar temas que no ‘convenían’ a las más altas esferas del poder. El 28 de octubre de 1990, con el pujolismo en el esplendor de su hegemonía política, encadenando mayoría absoluta tras mayoría absoluta, este medio desveló la ‘hoja de ruta’ de CiU para aumentar la “conciencia nacional” de los catalanes. Un documento que circuló de consejería en consejería con el fin de “recatalanizar” a la ciudadanía. Como Wert, pero con barretina.

La publicación de este documento, que fue una exclusiva del diario de Grupo Zeta, despertó mucha expectación, y otros medios de comunicación le dieron difusión. Curiosamente, uno de los periodistas que se hicieron eco del mismo era un entonces poco “recatalanizado” José Antich. El actual promotor de ‘El Nacional’, entonces en la sección de política del diario ‘El País’, hablaba de la obsesión por inculcar el sentimiento nacionalista en la sociedad catalana” propiciando un “férreo control en casi todos sus ámbitos”.

‘Hacer país’ en la cama y en el aula

Todo el documento merece una lectura detallada. Tiene pasajes inquietantes, como el que invita a los catalanes a procrear, pero no por amor, sino por la patria: “solo avanzan los pueblos que son jóvenes. Es necesario concienciar a nuestro pueblo de la necesidad de tener más hijos para garantizar nuestra personalidad colectiva”. Ya se sabe, hay sectores de la sociedad, poco “recatalanizados” que como tienen más hijos que los “catalanizados” igual “descatalanizan” Cataluña. La solución, engendrar más que ellos.

El programa de enseñanza del pujolismo era claro y rotundo. Buscaba “impulsar el sentimiento nacional catalán de los profesores, padres y estudiantes" y "educar a los niños y jóvenes de acuerdo con criterios de generosidad, esfuerzo, disciplina, creatividad, civismo, solidaridad (teniendo entonces presente los valores propios de nuestro pueblo y los valores universales de la humanidad)”. No queda claro si los “valores propios” que querían inculcar los jefes pujolistas a los alumnos incluían el cobro de comisiones, el fraude fiscal y el desvío de fondos públicos.

Para conseguir estos fines CiU sugería la "elaboración de un plan de formación permanente y de reciclaje del profesorado que tenga en cuenta los intereses nacionales", el  "incidir en las asociaciones de padres, aportando gente y dirigentes que tengan criterios nacionalistas” y el "reorganizar el cuerpo de inspectores de forma y modo que vigilen el correcto cumplimiento de la normativa sobre la catalanización de la enseñanza. Vigilar de cerca la elección de este personal". Sin olvidarse de los campus, ya que buscaban "potenciar a personalidades de ideología nacionalista en los órganos rectores de las tres universidades catalanas".

¿Información o propaganda?

Si TV3 y Catalunya Ràdio se han convertido en propaganda pura es porque formaba parte de su naturaleza desde sus orígenes, tal y como reconoce este documento en el apartado dedicado a la prensa. Buscaban "lograr que los medios de comunicación públicos dependientes de la Generalitat sigan siendo unos transmisores eficaces del modelo nacional catalán". No “sean”, sino “sigan siendo”. La vuelta de tuerca de los últimos años ha consistido en elevar la intensidad de lo que el nacionalismo convergente ha promovido desde que ganaron las elecciones al Parlament de 1980.

Para conseguir este control se sugieren medidas como "introducir a gente nacionalista con una elevada profesionalidad y una gran cualificación en todos los lugares clave de los medios de comunicación" o la "creación de una agencia de noticias catalana, de espíritu nacionalista y de gran solvencia". Si no conocen este documento histórico descubrirán que no hay ámbito que se libre. Desde "catalanizar las actividades deportivas y lúdicas", "fomentar y ayudar al asociacionismo juvenil y cultural con vocación de 'fer país’" hasta promover "campañas de catalanización de las federaciones deportivas". Una hoja de ruta seguida a rajatabla y que explica la situación política actual.
¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información