Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Seny lucía orgullosa un anuncio del popular ‘El rey de la gamba’, que apoyaba entonces la iniciativa centro-derecha.

Cuando las gambas tenían “seny”

Un Rajoy cuasi juvenil avisaba en 1998 contra las elecciones anticipadas

Sergio Fidalgo
4 min

En 1997 nació ‘Seny’ una publicación trimestral del Partido Popular de Cataluña de formato periódico con el que intentaba acercar sus postulados a la sociedad. Era una publicación que en su contraportada lucía orgullosa, a página entera, un anuncio del popular restaurante costero ‘El rey de la gamba’, que apoyaba entonces esta iniciativa del centro-derecha. En el número 2 (enero-marzo 1998) el titular principal de portada estaba dedicado a la “convivencia en política lingüística”.

Rajoy en un artículo del Seny.Pero lo más interesante estaba en las páginas interiores. Además de un reportaje a doble página con el lema del momento  (“España va bien”) con una fotografía de notable tamaño de José María Aznar y un balance del primer año y medio de Gobierno popular, Mariano Rajoy, que entonces era Ministro de Administraciones Públicas, concedió una amplia entrevista en la que reconocía que “el pacto con Convergència i Unió favorece a todos”.

Fútbol y ‘tute cabrón’

Eran los tiempos posteriores al pacto del Majestic con Jordi Pujol que llevó a Aznar a La Moncloa tras su reconocimiento de “hablar catalán en la intimidad”. Durante la conversación Rajoy mostró, dieciocho años antes de la actual crisis política, que los comicios anticipados no es algo que le convenciera: “El que convoque elecciones anticipadas lo pagará electoralmente”. El entonces ministro defendía que “lo sensato es que la legislatura dure cuatro años, el ciudadano vota para cuatro años”.

Lo cierto es que esta fe en agotar las legislaturas la ha aplicado a la primera ocasión en la que ha llegado a la presidencia del Gobierno. Durante la entrevista, publicada en la sección ‘On line ministros’, Rajoy reconoce que era aficionado al “fútbol, al ciclismo, a las partidas de tute cabrón, a los paseos por el campo y por el mar”. Para tranquilizar a los lectores, el “tute cabrón” es una modalidad de este juego de cartas en la que ganan los que consiguen más o menos puntos, y pierden los que se quedan en medio.

Rajoy mantiene durante la conversación una postura exquisita con respecto a Convergència, y a la pregunta “¿Pujol aprieta con sus peticiones?” contestó que “no, lo hace de forma razonable” y “Catalunya no es la comunidad que ha recibido más traspasos por una razón perfectamente entendible: porque el grado de desarrollo de l’Estatut d’Autonomia es mucho mayor que otros”. También dice que tanto PP como CiU “son partidos con planteamientos y valores a defender diferentes, pero que pueden entenderse en un momento dado, como sucede hoy en día”.

“España va bien”

Aznar en un artículo del Seny.“Transmitiendo constancia, trabajo serio y sentido común ha llegado al ecuador de la legislatura. Un ecuador que no se ha visto empañado por la ‘colosal estupidez’ o mal llamada conspiración lanzada por algunos que continuamente se empeñan en atizar el fuego de la ‘crispación’”. Así comenzaba el balance de gestión del Gobierno del Partido Popular, basado, según la redacción de ‘Seny’ en la “estabilidad”, la “transparencia y el diálogo”, la “austeridad y la eficacia”, la “defensa del interés general”, el “bienestar social” y la “modernización de nuestro país”.

Aunque la mejor muestra que “España va bien” era la oferta que en la página 5 se publicaba para los lectores de esta publicación, la “promoción especial Seny’. Consistía en el regalo de un terminal Motorola de Moviline (cuarenta horas de batería) al darse de alta en Netcom comunicacions. Si se prefería el sistema Movistar el precio del teléfono era de 15.000 pesetas por un coqueto Nokia, pero la batería duraba noventa horas. El ‘seny’ catalán se demostraba entre gambas y móviles.