Menú Buscar
Portadas de los libros de Macià Alavedra y Lina Font.

Cataluña no es España, es transalpina y pizzera

La admiración de Macià Alavedra por Italia y por Artur Mas

Sergio Fidalgo
5 min

Hubo un tiempo en Cataluña que las paredes más nobles de los despachos y los salones más ilustres servían de marco para las obras de arte de una pintora muy activa dentro de la vida social barcelonesa. Si las parejas de los líderes del futuro, Gabriel Rufián y Antonio Baños, deciden darle a la escultura, seguro que las mismas estancias se llenarán en los próximos meses de interesantes vasijas de cerámica con motivos bolivarianos o reclamos a la fertilidad de metro y medio a base de Silestone.

Pero volvamos a nuestro matrimonio titular. A uno de esos dúos que fueron el ‘pal de paller’, el eje, de la vida social de la sociedad ‘pujolista’: Macià Alavedra y la ya fallecida Doris Malfeito. Para gozo y disfrute de las futuras generaciones quedan dos libros que glosan todas sus virtudes: ‘Doris Malfeito’ (Àmbit serveis editorials. 1992), de Lluís Font, una obra a todo color con abundantes ilustraciones de la obra pictórica de esta creadora y ‘Entre la vida y la política’ (L’esfera dels llibres. 2006), en la que uno de los hagiógrafos oficiales de los convergentes, Enric Vila, recoge los pensamientos del ex consejero de Economía de la Generalitat.

Samaranch, ese hombre 

En el capítulo dedicado al “Historial” de Doris Malfeito queda en las cinco primeras líneas del texto cuál era una de sus mejores cualidades: “Doris Malfeito Torrella es catalana. Nació en el seno de una familia barcelonesa. Joven, contrajo matrimonio con una relevante personalidad de la política catalana: el Sr. Macià Alavedra, que, actualmente, ocupa los cargos de Conseller de la Generalitat de Catalunya y de Diputado del Parlamento catalán”.

Jocs Olímpics 1991Malfeito consiguió que una de sus obras (‘Jocs Olimpics, 1991’) formara parte de los fondos del Museo Olímpico del Comité Olímpico Internacional, en Lausanne. También hizo por la misma época un retrato de la Marquesa de Samaranch, Teresa ‘Bibis’ Salisachs. Y expuso a lo largo de su vida en Madrid, París y Nueva York. Pero lo que es una obra de arte es el texto que finaliza la contraportada de la biografía de su marido.

“Cuando acabas de leer estos recuerdos, no puedes dejar de preguntarte que se ha hecho de nuestros grandes hombres, de aquellos que han hecho de Cataluña una identidad universal y definida desde la Cultura, escrita con ‘c’ mayúscula”. El autor del libro, Enric Vila, también colaboró en las memorias de Lluís Prenafeta y escribió el libro entrevista ‘Què pensa Heribert Barrera’, dos de los grandes hombres que han hecho de Cataluña una “identidad universal y definida”. 

Cataluña, capital Roma

De político con problemas a político con problemas, y tiro porque me toca. Serán casualidades de la vida, pero Macià Alavedra reconoce en su biografía-memorias que “con motivo de los pactos del Majestic, hice cierta amistad con Rodrigo Rato”. Y ya puestos, también con “Mariano Rajoy”. Y hablando de líderes de talla mundial, de Artur Mas cree que “es metódico, tiene coraje y a mí me ha convencido como líder de Convergència. Se le crítica una cierta frialdad y falta de comunicación pero creo que solo le falta el carisma que da el poder”. Visto lo visto, Mas ha decidido aferrarse al “carisma” a cualquier precio.

Pero leyendo esta obra se entiende el éxito de todas las movilizaciones organizadas conjuntamente por Òmnium, la ANC y TV3: “Basta con viajar a Italia para ver que Cataluña no es ni una región típica de España ni es un islote de nórdicos en el Mediterráneo. Cataluña es una ‘provincia’ de Italia. Los catalanes somos italianos frustrados”. Madrid nos oprime. Roma nos dará helado cada día. ¿O será Barcelona la nueva capital de Italia, con permiso de los independentistas de la Padania?

Oriol Junqueras ya está preparando su toga romana, porque Alavedra también asegura que “los catalanes somos igual de individualistas, teatrales, miedosos, prácticos, hedonistas, pasionales y refractarios al poder que los italianos. Solo nos falta un pasado histórico y artístico glorioso como el suyo, que nos una y nos dé consistencia”. Eso está solucionado. Toni Soler, Mikimoto, Víctor Cucurull, Jordi Bilbeny y el Instituto Nacional de Frikihistoria de Cataluña están en ello. Aristóteles era de Sabadell y George Washington de Sitges, y lo van a demostrar.