Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
‘Vides hipotecades’ es el libro en el que explicaban la trayectoria de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

¿Bertolt Brecht, fan de Ada Colau?

El ‘método Pisarello’ para triunfar en la vida y en la política

5 min

A Gerard Pisarello la vida le sonríe. De estar dando clases sin pintar demasiado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona, a hacer y deshacer como ‘número dos’ de uno de los Ayuntamientos más importantes de Europa. De tener que preocuparse por su futuro, a que sea la ciudad la que tenga que temer por su porvenir si al bueno de Gerard se le ocurre una nueva genialidad para que su ‘jefa’ ocupe los titulares de la prensa del mundo mundial. Todo sea para ayudarla en la constante búsqueda de su lugar como lideresa de la ‘alternativa’.

Por supuesto, de la ‘alternativa’ al capital globalizado que, curiosamente, no ha huido tras la llegada de Ada a la ‘Casa Gran’. ¿Pero cuál es el método de Gerard para triunfar? ¿Cómo ha conseguido llegar tan lejos? ¿Es su capacidad para quitar banderas de España del balcón del Ayuntamiento mientras sonríe complacido cuando cuelgan la ‘estelada’? ¿Es su pertenencia al clan argentino que, como Patricia Gabancho, apoya con entusiasmo el llamado ‘derecho a decidir’ promovido por el secesionismo comarcal?

Litros de baba

Como el bueno de Gerard tiene olfato, apostó con tiempo a lo que pensaba era caballo ganador. Y en marzo de 2012, tres años y dos meses antes que su musa llegara a la alcaldía de Barcelona, escribió el prólogo de ‘Vides hipotecades’ (Angle Editorial), el libro en el que su protectora y el economista Adrià Alemany explicaban la trayectoria de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y daban consejos a los afectados por los abusos de las entidades bancarias. Nada más comenzar queda claro que el ‘chaval’ tenía claro lo que había que hacer para triunfar.

Ya en el primer párrafo del prólogo deja claro que si Bertolt Brecht hubiera ido a una gran superficie a comprar el libro de la Colau, habría encontrado todo lo que pudiera desear en un volumen encuadernado. Pisarello cita las cinco cualidades que el dramaturgo alemán otorgaba a un escrito que deseara combatir “la mentira y la ignorancia”: valor de contar la verdad aunque intentaran sofocarla, inteligencia para descubrirla en medio del ruido y la manipulación, el arte de hacerla manejable como arma, la capacidad de dirigirse a aquellos que la usaran de la manera más eficaz y la astucia necesaria para su difusión.

“A juzgar por estas palabras, es muy probable que si Brecht hubiera tenido en sus manos este libro, habría sonreído, complacido”. Y sigue: “Y es que ‘Vidas hipotecadas’ es, sobre todo, un libro valiente”. Por supuesto, el poeta germano vuelve a aparecer: “Está claro que, como el mismo Brecht recuerda, la predisposición para decir la verdad puede resultar estéril si le falta la inteligencia para descubrirla. Y este es un libro inteligente”. Queda claro. Colau escribe libros inteligentes, valientes y que a Bertolt Brecht le hubieran encantado.

Brecht, hasta en la sopa

El método Pisarello para triunfar en la vida y en la política alcanza una nueva dimensión cuando define a los dos autores como “dos de los activistas más lúcidos que el movimiento por el derecho a una vivienda digna ha dado a Barcelona en los últimos años”. Y, una vez más, vuelve el dramaturgo alemán para echarle una mano en su cepillado a medida al reconocer que Colau y Alemany “han exhibido un gran talento para comunicar la verdad en diferentes registros y para hacerla manejable como arma, tal y como pedía Brecht”.

A continuación se puede leer que “este libro no es una excepción. Es un trabajo de activistas, pero no del activista que prefiere anteponer su vanidad o su argot a la comunicación de los argumentos que utiliza. Lo que aquí se dice, se dice de forma directa y comprensible, con una pretensión deliberada: desbordar el círculo de los convencidos e incidir en el sentido común habitual que suele regir estos temas”. Dale Carnegie escribió ‘Como ganar amigos e influir en las personas’. A Gerard Pisarello le basta con un prólogo de cuatro páginas para conseguir el mismo objetivo.