Menú Buscar
El consejero de Enseñanza Josep Bargalló junto al resto de firmantes del Pacto contra la Segregación Escolar en el Parlament / CG

Bargalló impulsa proyectos participativos al estilo Colau

Somete a la consulta de la ciudadanía la mejora de los comedores escolares en un proceso que concluirá en noviembre y que no contempla la ampliación de plazas, fundamental para evitar la segregación

07.05.2019 00:00 h.
6 min

Un proceso participativo que durará seis meses y cuya finalidad es redefinir el espacio de comedores escolares. Eso sí, sin mencionar un aumento de plazas que quedaron mermadas con la jornada compactada en la ESO que el Gobierno de Artur Mas aplicó para recortar gasto. La Consejería de Enseñanza, cuyo titular es Josep Bargalló, emula así las consultas que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, suele utilizar para impulsar sus proyectos. Pero la comunidad educativa teme que esa idea solo responda a un intento de evitar el rechazo de padres y profesores al pacto contra la segregación escolar.

Segregación escolar por nivel socioeconómico / FUENTE: SAVE THE CHILDREN

Segregación escolar por nivel socioeconómico / FUENTE: SAVE THE CHILDREN

La Generalitat ha puesto en marcha un proceso participativo del espacio de comedor escolar, Construïm Junts l’espai de migdia, con el objetivo de definir cómo debe ser el espacio de mediodía en los centros educativos a través del máximo consenso entre todos los agentes implicados. Actualmente unos 400.000 alumnos catalanes comen diariamente en aproximadamente 2.000 comedores escolares que hay en Cataluña. Ampliar esa cifra es una antigua reivindicación del PSC, pues la aplicación de la jornada intensiva en la institutos catalanes en el curso 2012-13, una medida impulsada por la exconsejera Irene Rigau en plena crisis con la finalidad de ahorrar, supuso el cierre de cantinas y comedores, por lo que los alumnos menos favorecidos se quedaron sin posibilidad de beca.

Algunos municipios se vieron obligados a abrir comedores sociales, con el riesgo de estigmatización que ello implica. Dos años más tarde, el Síndic de Greuges denunciaba en un informe sobre ocio educativo que el 50% de los menores de familias vulnerables no participaban de esas actividades extraescolares.

Esther Niubó, diputada del PSC, en la entrevista con Crónica Global, muy centrada en el tema de las guarderías / CG

Esther Niubó, diputada del PSC / CG

La diputada del PSC Esther Niubó ha exigido en diversas ocasiones a la Consejería de Educación que se reabran los comedores para “revertir el agravio que supuso el cierre derivado de la compactación de la jornada escolar”.

En concreto, la  socialista propone garantizar “el derecho al acceso al ocio educativo en igualdad de oportunidades”, de acuerdo con la Ley de Educación de Cataluña (LEC). Y la ley de los derechos y las oportunidades en la infancia y la adolescencia.

El carácter educativo de las actividades de ocio

El PSC quiere que se reconozca el carácter educativo de las actividades de ocio y su importancia en el fomento de la inclusión y la cohesión sociales. Este reconocimiento debe incluir la ordenación de las actividades extraescolares y el derecho a la participación del alumnado. Es decir, su no exclusión por razones económicas, territoriales, sociales, culturales o de capacidad.

La iniciativa aprobada en el Consell Executiu va en ese sentido, pero fuentes de la comunidad educativa denuncian a este medio que lo que realmente busca la Generalitat es evitar un nuevo revés, tal como ocurrió con el pacto para combatir la segregación escolar en el mes de marzo. Un pacto que ni la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Cataluña (Fapac), ni el sindicato mayoritario entre los profesores, Ustec-STEs (IAC) firmaron. “Vamos a estar atentos a esta iniciativa participativa, pero no tenemos muchas esperanzas depositadas en ella”, explica el portavoz de Ustec, Ramon Font, sobre este proceso participativo sobre los comedores escolares. En términos parecidos se pronuncia Niubó, quien cree que el Govern quiere “marear la perdiz”.

Tres ejes temáticos

El debate abierto por el Govern, que girará en torno a tres ejes temáticos propuestos --espacio de mediodía en el proyecto educativo de centro, la alimentación y la calidad del servicio--, se estructura en dos fases. La primera, que irá de mayo a julio, está dirigida a toda la ciudadanía, especialmente a las personas, asociaciones y entidades vinculadas al sector. Se podrá participar a través de sesiones presenciales en todo el territorio, sesiones autogestionadas y de manera online a través del portal.

Alumnos en un comedor escolar / CG

Alumnos en un comedor escolar / CG

En cuanto a la segunda fase, que irá de septiembre a octubre, se sumarán los niños y jóvenes de los centros educativos y de los órganos participativos formados por niños. Se hace con posterioridad porque el calendario del proceso participativo se ha adecuado al del curso escolar, explica la Conselleria. Aunque la fecha de finalización concluye en noviembre de este año, por lo que el nuevo curo escolar no podrá incorporar esas sugerencias.

También se podrá participar mediante sesiones autogestionadas y de manera online a través del portal.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información