Menú Buscar
Los candidatos a la alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni (PSC), Manuel Valls (BCN-Cs), Ada Colau (BComú), y Ernest Maragall (ERC) / EFE

Seis de cada diez barceloneses suspenden la gestión de Colau

Maragall sería el preferido para ocupar la Plaza Sant Jaume, con una ventaja mínima sobre la actual alcaldesa de la capital catalana

2 min

Cuatro años de gobierno de Colau han dejado mal sabor de boca a muchos ciudadanos de Barcelona. Un 61,7% de los vecinos se sienten poco o nada satisfechos con la gestión llevada a cabo por el gobierno municipal a lo largo de este periodo de cuatro años. Solo un 38,1% de los barceloneses consideran que la gestión de la candidata de los comunes ha sido buena o muy buena. 

La encuesta GAD3 para La Vanguardia revela que los más insatisfechos con la gestión de la actual ocupante del consistorio son los que aseguran que votarán a Manuel Valls, puesto que el 88% desaprueba a Colau al frente de la Ciudad Condal. El rechazo se mantiene alto entre los afines a Bou (86%), Graupera (82%) y los de la CUP (78%). También suspenden los votantes del PSC (66%), JxCat (66%) y ERC (78%). Los únicos que les aprueban son los que renovarán la confianza en la alcaldesa, puesto que dos de cada tres piensan que la gestión ha sido positiva. 

Preferencia por Maragall

Sobre la preferencia del candidato a alcalde de Barcelona, Maragall y Colau se disputan la primera plaza con una ligera ventaja para el independentista. Maragall es el alcaldable del 25,9% de los entrevistados, mientras que el 24,4% defiende a la actual ocupante de la Plaza Sant Jaume. El resto de alcaldables se quedan lejos: Jaume Collboni, un 13,1%; Manuel Valls, un 7,4%; Joaquim Forn, un 4,9%. 

La brecha de edad se refleja de forma evidente en la encuesta. En los tramos de edad de 18-29 y 20-44, la victoria es para la actual alcaldesa. Una cifra que se revierte en el caso de las personas de más edad, que apuestan en su mayoría por el republicano. En cuanto a sexos, el "tete" gana entre hombres y mujeres, aunque prácticamente empatado con Colau en el caso de las votantes femeninas