Menú Buscar
Dos manteros vende objetos en el paseo Juan de Borbón de Barcelona / CG

Barcelona en Comú niega 'chivatazos' a los manteros antes de las redadas

El partido que gobierna la Ciudad Condal reta al sindicato de la Guardia Urbana Sapol a "acreditar" los preavisos a los vendedores ambulantes antes de los operativos

16.08.2018 14:34 h.
4 min

Barcelona en Comú (BComú) niega chivatazos a los manteros antes de las redadas policiales. El partido que gobierna el Ayuntamiento de Barcelona ha retado al sindicato de la Guardia Urbana Sapol, que denunció ayer miércoles, 15 de agosto, preavisos a los vendedores ambulantes antes de las actuaciones policiales, a "acreditar la información".

Lo ha verbalizado fuentes municipales, que han "negado rotundamente" las acusaciones y ha conminado a la representación social de la Urbana a "aportar pruebas" sobre dichas informaciones. La misma fuente ha agregado que "Guardia Urbana y el Cuerpo de Mossos d'Esquadra (CME) diseñan los operativos policiales contra el top manta en función de las necesidades de cada intervención". Dichos operativos, han agregado las mismas voces, se realizan dos veces por semana en la ciudad para combatir la venta ambulante.

'Chivatazos' antes de las redadas

La respuesta del Ejecutivo local de la Ciudad Condal llega un día después de que Sapol, el sindicato mayoritario de la Guardia Urbana de Barcelona, alertara de que cuando los efectivos realizan una macrooperación contra el top manta se encuentran a pocos vendedores. Lo atribuyeron a preavisos del gobierno municipal comandado por Ada Colau, que enmarcaron en la "política de permisividad" de Barcelona en Comú con los manteros al frente del consistorio.

Las acusaciones de Sapol han provocado una cascada de reacciones. El presidente del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Albert Fernández Díaz, pidió tras conocerse la información "investigar los posibles chivatazos a los manteros antes de los operativos policiales de lucha contra el top manta". El electo consideró que "la denuncia sindical es gravísima, y en ese caso además de responsabilidades políticas, habría que exigir también penales". Por su parte, el sindicato CSIF se ha sumado hoy jueves, 16 de agosto, a la petición de trasladar las pruebas al ministerio público y se ha ofrecido para personarse en la causa si finalmente se abren diligencias de investigación.

Manteros: una 'pesadilla' para Colau

El cruce de acusaciones entre la Guardia Urbana y Barcelona en Comú (BComú) llega en un momento especialmente sensible para la gestión del espacio público. La oposición en bloque salvo la CUP reprobó a la alcaldesa de Barcelona por su labor en este campo el pasado 8 de agosto. Pidieron la dimisión de Colau como concejal de Seguridad y emplazaron al gobierno municipal a desplegar el plan de choque contra los narcopisos y todas las medidas aprobadas contra el top manta.

Los comunes respondieron criticando que la oposición "actuara desde el electoralismo". Mencionaron el despliegue de 100 guardias urbanos más en las calles de la ciudad, particularmente en el distrito de Ciutat Vella, y se defendieron alegando que "cada verano" se debate sobre incivismo en Barcelona.