Menú Buscar
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau / EFE

Sánchez y Colau recuperan la "capitalidad cultural y científica" de Barcelona

El presidente del Gobierno y la alcaldesa abonan el 'deshielo' entre administraciones y reactivan la comisión que tratará La Sagrera, el transporte y el Frente Marítimo

5 min

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, han recuperado hoy el "coliderazgo" de Barcelona como cocapital "cultural y científica" de España junto a Madrid. El jefe del Ejecutivo y la primera edil lo han anunciado tras una reunión de trabajo entre ambos, de la que han salido nuevos puentes de diálogo entre el segundo mayor consistorio de España y la Moncloa.

Estos se centran en tres puntos. Sánchez y Colau han anunciado que reactivan la "capitalidad cultural y científica" de Barcelona, que reconoce la "singularidad" de la urbe en estas materias y establece la participación de la Administración General del Estado (AGE) en políticas sectoriales. En términos prácticos, el presupuesto de dicho convenio alcanzó los 25,8 millones de euros en 2010, su última convocatoria. Asimismo, el presidente del Gobierno y la alcaldesa de Barcelona han pactado que se apoye a la segunda mayor ciudad española para que sea sede de la III Conferencia Internacional de Educación Superior de la Unesco en 2021. Sería la primera ocasión en la que se celebrara la cumbre fuera de París (Francia).

Aunque el acuerdo para avanzar en la cocapitalidad en materias como ciencia y cultura lo ha presentado Colau, lo cierto es que se trata de un punto que lleva tiempo trabajando el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni. El electo socialista trató de reemprender el proyecto el pasado mandato, pero el Gobierno de Mariano Rajoy no se avino a desbloquearlo. Ha sido ahora con la nueva configuración en la Moncloa que Collboni ha conseguido que se plasme su hoja de ruta sobre papel.

Vuelve el grupo de trabajo ciudad-Estado

El último punto se centra en la recuperación de la Comisión Interadministrativa entre Gobierno y Ayuntamiento de Barcelona. Esta mesa estable de trabajo se creó durante el primer gobierno de José Luis Rodriguez Zapatero en 2006, aunque se dejó de convocar con la llegada de los gobiernos del Partido Popular (PP) a La Moncloa en 2011. ¿Para qué sirve este instrumento?

Según el armazón legal que la regula, la Ley 1/2006, la comisión la integran las dos administraciones más la Generalitat de Cataluña. Busca una "mejor articulación del régimen local" de la Ciudad Condal mediante la elaboración de estudios; proponer criterios de desarrollo y aplicación de la Carta Municipal de Barcelona y "evaluar los proyectos" que emprendan ambas administraciones. Ello es sobre el papel. En la práctica, la mesa debe tratar asuntos como el avance de las obras de la futura estación del AVE en La Sagrera de Barcelona, la financiación de TMB y la remodelación del Frente Litoral, entre otras carpetas sin resolver.

De nuevo, el PSC tendrá que mucho que decir en este aspecto, pues la Generalitat acude como invitada a la mesa. Collboni, como responsable de relaciones institucionales del ayuntamiento, llevará pues el peso de una comisión que, cuando se celebre, llegará cargada de asuntos.

"Rompemos la incapacidad de la política"

En declaraciones a los medios tras su encuentro, en el que también han participado la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, y los tenientes de alcalde Jaume Collboni (PSC) y Joan Subirats (BComú), Sánchez ha indicado que se rompe "finalmente la incapacidad de la política" tras los años del procés en Cataluña. Según el presidente del Gobierno, es "vital" reunirse con el Ayuntamiento de Barcelona, pues es la "era" de las grandes ciudades. También ha enmarcado el líder del PSOE la toma de contacto en la "agenda del reencuentro" que Sánchez presentó ayer jueves a Quim Torra, presidente de la Generalitat.

Por su parte, Ada Colau ha señalado que "hoy es un día feliz para Barcelona" y ha recordado palabras de Pasqual Maragall, exalcalde de la ciudad y expresidente catalán. "Cuando Barcelona va bien, es bueno para Cataluña y es bueno para España", ha aseverado. "Restablecemos las relaciones con el Gobierno tras una década perdida por culpa del PP", ha resumido la munícipe, poniéndose a "disposición" del Ejecutivo.