Menú Buscar
Imagen de archivo de Josep Maria Bartomeu

El Barça rechaza la condena a los presos del 'procés' y apela al diálogo político

El club presidido por Josep Maria Bartomeu pide a los actores implicados que inicien el proceso de diálogo "para la resolución de este conflicto"

14.10.2019 10:41 h. Actualizado: 14.10.2019 15:54 h.
3 min

El FC Barcelona pide la libertad de los políticos condenados por sedición y malversación por el Tribunal Supremo. El club deportivo que preside Josep Maria Bartomeu ha emitido un comunicado público en el que asegura que la resolución del "conflicto que vive Cataluña" pasa "exclusivamente por el diálogo político".

"De la misma manera que la prisión preventiva no ayudó a resolver el conflicto político, tampoco lo hará la prisión dictada hoy, porque la prisión no es la solución", ha asegurado el club. De la misma forma, considera que tampoco podía mantenerse al margen tras su "trayectoria histórica" y su "defensa de la libertad de expresión", así como por el apoyo al "derecho a decidir" del mismo. 

Apoyo a las familias

El Barça pide a todos los actores políticos que tienen capacidad para ello que "lideren el proceso de diálogo y negociación para la resolución de este conflicto". Un proceso "que también debe permitir la liberación de los líderes cívicos y políticos condenados", añade. 

El club ha querido enviar muestras de afecto a los allegados de los condenados: "El FC Barcelona manifiesta también todo su apoyo y solidaridad a las familias de los que están privados de su libertad".

El papel del club el 1-O

El Barça ha tenido un papel polémico a lo largo de los distintos episodios tensos que se han vivido durante el procés. Durante la celebración del 1-O decidieron jugar a puerta cerrada el partido que se celebraba ese día como protesta por la actuación policial contra los centros de votación.

De la misma forma, la directiva que preside Josep Maria Bartomeu ha tenido que hacer equilibrios contradictorios entre sus históricos vínculos con los nacionalistas a la vez que ha intentado mantener la neutralidad del club frente a presiones e injerencias políticas.