El Barça se negó a pagar la fianza de Mas

El entorno independentista le reclamó cerca de cuatro millones para liquidar las responsabilidades pecuniarias del expresidente y de otros altos cargos por la consulta del 9N

Josep Maria Bartomeu, presidente del Barça, en la presentación de Coutinho / EFE
12.01.2018 00:00 h.
4 min

El FC Barcelona se negó a participar en la colecta organizada por el mundo independentista para pagar las fianzas de Artur Mas y los exconsejeros Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs, entre otros altos cargos, derivadas de los procesos judiciales en los que están implicados.

Según ha podido saber Crónica Global, el club fue requerido por el entorno secesionista del Govern de Carles Puigdemont después de que el Tribunal de Cuentas impusiera a los dirigentes independentistas en septiembre de 2017 una elevada fianza, superior a los 5,2 millones de euros, por utilizar supuestamente fondos públicos para costear la consulta secesionista del 9 de noviembre de 2014. El pasado martes, Mas alegó precisamente sus problemas judiciales para abandonar la presidencia de PDeCAT.

Tribunal de Cuentas

Además de Mas y de los exconsejeros, el Tribunal de Cuentas exigió esa responsabilidad pecuniaria a los excargos de la Generalitat Lluís Beltrán, Josefina Valls, Ignasi Genovés, Jordi Vilajoana y Jaume Domingo.

Las entidades secesionistas Assemblea Nacional Catalana y Òmnium impulsaron una colecta para sufragar esas fianzas. Una iniciativa que después copiaría PDeCAT, en su caso para costear los gastos jurídicos del Govern destituido y encarcelado y paga pagar los viajes de los familiares de los exconsejeros a las prisiones de Estremera y Alcalà Meco.

La nota solidaria de PDeCAT

La nota solidaria de PDeCAT

Así, los independentistas pasaron el cepillo para ayudar a los dirigentes implicados en causas judiciales. En el caso del Barça, aprovecharon las conexiones que la exconsejera de Gobernación, Meritxell Borràs --que estuvo en prisión provisional por su participación en el procés-- mantenía con el club a través de su fallecido padre, Jacint Borràs, uno de los fundadores de CDC y que fue directivo del FC Barcelona. La cantidad solicitada por esos enlaces secesionistas oscilaba entre los 3 y los 4 millones de euros. Sin embargo, el club se negó a pagar esa cantidad.

Las presiones a Bartomeu

De las presiones que la actual presidencia del Barça ha sufrido por parte del Gobierno independentista da fe un vídeo en el que un exsocio del Barça reprocha a Josep Maria Bartomeu la deriva independentista del club azulgrana. Según la conversación entre el espontáneo y el presidente del Barça, que tuvo lugar en una gasolinera y que fue publicada por La Gaceta, el individuo asegura que “me he borrado de socio porque estáis con todo esto del independentismo…”. Bartomeu niega ser cómplice de ese separatismo e incluso asegura ser objeto de represalias por no hacer seguidismo gubernamental. “Hay una campaña en contra del club. Todo el soberanismo independentista va en contra de nosotros, la directiva del Barça, porque no ayudamos, ni financiamos”.

Carles Puigdemont y Joan Laporta, en Rumanía hace dos años. Al fondo, la esposa del presidente de la Generalitat, Marcela Topor / DINU ZARÀ (ADEVARUL)

Carles Puigdemont y Joan Laporta, en unas vacaciones en Rumanía. Al fondo, la esposa del expresidente, Marcela Topor / DINU ZARÀ (ADEVARUL)

“La realidad es que me quieren fuera del Barça porque yo no estoy ayudando al proceso”, añade Bartomeu, a quien una tercera persona echa un cable en la conversación asegurando que “el que mezcló” política y deporte fue “el señor Laporta. Este señor se ha encontrado todo, se ha comportado como un señor”.

Se refiere a Joan Laporta, expresidente del FC Barcelona, íntimo amigo de Carles Puigdemont, con quien incluso viajó a Rumanía --país natal de la esposa del expresidente-- durante unas vacaciones.

¿Quiere hacer un comentario?