Menú Buscar
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde / EFE

El Banco de España calcula que la factura de la crisis catalana llegará a los 27.000 millones

El regulador indica que la tensión e incertidumbre derivadas del proceso independentista recortarán entre tres décimas y 2,5 puntos las previsiones del PIB

4 min

El Banco de España calcula que la crisis política tendrá un impacto en el PIB que oscilará entre tres décimas y 2,5 puntos entre el último trimestre de 2017 y 2019. Es decir, podría llegar a reducir en un 60% el crecimiento económico del país previsto para los próximos dos años o, lo que es lo mismo, dejar una factura de hasta 27.000 millones de euros.

Así lo indica en el informe semestral sobre estabilidad financiera publicado este jueves, 2 de noviembre, por el organismo que dirige Luis María Linde.

Dos escenarios

Contempla dos posibles escenarios que dependen de cuánto se prolongan la tensión e incertidumbre derivadas del proceso independentista catalán. Si es “acotado”, la pérdida sería de unas tres décimas hasta finales de 2019 por un menor crecimiento en lo que queda del ejercicio y el inicio de próximo.

Pero si es “más severa y prolongada”, el frenazo en la actividad llegaría a este 2,5% en el conjunto del país y a la entrada en una recesión de la economía catalana. "Ello, durante buena parte del horizonte analizado como reflejo de que la perturbación de incertidumbre considerada en los ejercicios anteriores afectaría de manera más intensa a esta comunidad autónoma", indica el Banco de España en su informe.

En cifras absolutas, en el escenario más optimista, se perderían algo más de 3.300 millones y, en el más pesimista, hasta estos 27.000 millones.

Volatilidad de los mercados e impacto laboral

El regulador detalla que los efectos han sido visibles especialmente en el ámbito de los mercados financieros. Hace referencia al “cierto aumento de la volatilidad en los mercados bursátiles” que va unido a la agenda política catalana.

Afirma que la prolongación de este escenario "podría deteriorar la confianza de los agentes económicos" y condicionar las "decisiones de gasto e inversión con el consiguiente impacto negativo sobre la actividad económica y el empleo". Detalla, asimismo, que otra de las consecuencias sería el "endurecimiento de las condiciones de financiación para el conjunto de sectores residentes". 

Incluso tendría un reflejo en las economías familiares, según la previsión del regulador. La mayor precaución en la gestión de las entradas de capitales por la incertidumbre política llevaría a que se destinara un "mayor porcentaje de su renta al ahorro", con el consiguiente impacto en el consumo, una de las principales palancas de la recuperación. 

Factores de riesgo

La "tensión política en Cataluña y sus eventuales repercusiones sobre las condiciones de financiación en los mercados de capitales y sobre el conjunto de la economía española" son los principales factores de riesgo para el conjunto de la economía del país.

Los otros dos son el entorno de tipos bajos y las "condiciones de los mercados financieros internacionales por acontecimientos de naturaleza geopolítica" internacionales.