Menú Buscar
El expresidente fugado a Bélgica, Carles Puigdemont, en un acto de campaña por vía telemática / JXCAT

Las balizas espías se instalaron en el parking del hotel donde se alojaba Puigdemont

El expresidente fugado pide a Bélgica reabrir la investigación sobre su supuesto seguimiento por parte de las autoridades españolas

10.04.2019 09:18 h.
3 min

Nuevo capítulo en el supuesto caso de espionaje a Carles Puigdemont por parte de las autoridades españolas. Los presuntos espías instalaron balizas de seguimiento en el vehículo del expresidente fugado mientras este se reunía con otros políticos en el Hotel Husa President Park de Bruselas donde el expresidente mantenía reuiones con otros políticos

En concreto, los dispositivos de espionaje se habrían instalado la mañana del 2 de febrero en el Renault Escape que transportaba a Puigdemont, según una primicia de la ACN que publican La Vanguardia y RAC1. El segundo artefacto se habría colocado en el Renault Laguna que también empleaba el expresidente prófugo en el aparcamiento del hotel, propiedad del expresidente del Barça Joan Gaspart

"Sofisticados"

Los expertos belgas determinaron que estas balizas eran "sofisticadas". De hecho, antes de ser colocadas fueron preparadas a nivel técnico con "material de alta calidad y por manos expertas", según fuentes próximas a la investigación consultadas por la mencionada agencia de noticias. Los investigadores apuntan a que esos artefactos se pudieron haber instalado en Arquennnes, un municipio situado a 20 minutos de Waterloo y unos 40 de Bruselas. 

La ACN explica que podría haber hasta tres localizaciones relacionadas con la presunta operación de espionaje. Una de ellas se sabe gracias a que una de las targetas SIM vinculadas con los artefactos hizo una breve llamada desde el hotel Thon Bristol Stephanie, donde se alojaba el fiscal de la Audiencia Nacional Carlos Bautista Samariego. Otra de ellas corresponde al espacio indeterminado en Arquennes donde se fabricaron las balizas. 

Sin investigar

La policía belga incluyó en la petición de imágenes de seguridad de las cámaras de otro hotel de Bruselas, que pudieron reducir la lista de más de cien huéspedes del Bristol Stephanie a seis posibles sospechosos finales así como otras pruebas. La juez belga que estudia el caso de la presunta operación de espionaje contra Puigdemont desestimó las evidencias porque sería "desproporcionado" el gasto en traducción y medios para conseguir un resultado positivo sobre los potenciales compradores de las balizas. 

La jueza también desestimó pedir explicaciones sobre el propio Carlos Bautista Samariego en Bélgica durante esos días. El expresidente fugado Carles Puigdemont ha pedido a la justicia de Bélgica que reabra la investigación tras conocerse esta investigación mientras sus agobados estudian la presentación de un recurso con tal propósito. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información